A querido Mr. Mcmillan – Christ Church, Oxford, 29 de enero de 1887

Christ Church, Oxford 29 de enero, 1887

Querido Mr. Macmillan:


Realmente, cuanto más miro estos ejemplares de las Aventuras subterráneas de Alicia tanto más me saca de quicio su apresurada encuadernación. Ahora, al enviar un ejemplar a un amigo, y examinarlo, encuentro que en las pp. 20-21, 46-47, 48-49 y 80-81, la página derecha (a juzgar por los extremos interiores de arriba, que, juntos, debieran coincidir) está una línea más alta que la página de la izquierda. El efecto artístico de todos estos ejemplares se ha malogrado en buena parte. 
Compruebo lo que le dije en una carta del 21 de noviembre de 1886: «He advertido a Messrs. Clay que ni una hoja debe ir a la imprenta sin que se haya subsanado antes dicho defecto, pues en ese caso sería inútil llevar los libros a encuadernar y yo me vería forzado a devolverlos. Y le advierto a usted también (para evitar malentendidos) que no voy a autorizar la venta de unos ejemplares así desfigurados: ello echaría al traste con todo, pues se trata esencialmente de una édition de luxe . Y se deduce por supuesto de ello que no voy a poder reconocer la impresión de tales hojas como fruto de un encargo mío o como un trabajo que estoy obligado a pagar.» 
Después de esta advertencia, creo que estaría en mi estricto derecho legal si insistiera en que se retirasen todos los ejemplares estropeados como el arriba descrito, y que no se contaran como parte de mi pedido. Pero, considerando las particulares dificultades para plegar el libro, y que ustedes (con las mejores intenciones) hicieron trabajar de prisa a los encuadernadores, no lo tomaré en cuenta. 
Pero, le ruego que entienda (no vamos a discutir más sobre ello, cuando el tiempo apremia) que, si algo similar ocurre en el futuro, no tendré ninguna consideración, sino que iré personalmente, examinaré todo el proceso de impresión y retiraré todos los ejemplares imperfectos y me negaré a que los calculen como parte de mi encargo. 
Muy atentamente suyo,


C. L. Dodgson

P.D. Tenemos ya otras 1.000 Tarjetas Lógicas listas para enviar cuando quiera.

Publicado en Alicia en el país de las maravillas , Barcelona, Plaza y Janés, 1998. Traducción y edición de Luis Maristany

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp