Carta de Carlos III sobre su noche de bodas

Para obedecer a las órdenes de Vuestras Majestades contaré aquí como transcurrió todo. El día en que me reuní con ella en Portella, me puse primero con ella en la silla de postas donde hablamos amorosamente, hasta que llegamos a Fondi. Allí cenamos en nuestra misma silla y luego proseguimos nuestro viaje sosteniendo la misma conversación y llegamos a Gaeta algo tarde. Entre el tiempo que necesitó para desnudarse y despeinarse llegó la hora de la cena y no pude hacer nada, a pesar de que tenía muchas ganas. Nos acostamos a las nueve y temblábamos los dos pero empezamos a besarnos y enseguida estuve listo y empecé y al cabo de un cuarto de hora la rompí, y en esta ocasión no pudimos derramar ninguno de los dos; más tarde, a las tres de la mañana, volví a empezar y derramamos los dos al mismo tiempo y desde entonces hemos seguido así, dos veces por noche, excepto aquella noche en que debíamos venir aquí, que como tuvimos que levantarnos a las cuatro de la mañana sólo pude hacerlo una vez y aseguro a Vuestras Majestades que hubiese podido y podría hacerlo muchas más veces pero que me aguanto por las razones que Vuestras Majestades me dieron y diré también a Vuestras Majestades que siempre derramamos al mismo tiempo porque el uno espera al otro.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp