Carta de Caro a su marido, 30 de julio de 2008

https://www.airedesantafe.com.ar/sociedad/

30/7/08

Estuve pensando mucho y me dieron ganas de escribirte, por lo menos que queden estas palabras en el recuerdo, quiero expresar lo que realmente siento… Me pasan con muchos recuerdos por mi cabeza, buenos y malos, y a la vez esa pregunta que me estuvo dando vueltas estos 4 años… ¿Porqué? ¿Porqué llegamos a esto? ¿Porqué a nosotros? Si éramos 2 personas en 1… No sé como pudimos dejar que esto fuera tan lejos y que se nos escapara de las manos…

Si queremos terminar con todo esto, tal vez sea lo mejor, si ya no nos queda nada por que luchar y sabemos que nada va a ser como antes (la «gotita» pega todo, pero pega lo que ya está roto… no?)

Yo no te puedo culpar más por nada, lo que pasó pasó… y seguro fué por algo, el huracán que nos tocó arrasó con todo, la vida nos pasó por encima en segundos, hablo de esa vida que yo pensaba seguir, que nos ayudáramos con el bastón o nos hiciéramos acordar de que pastilla nos tocaba tomar, sentados en el banco de la plaza, vos rezongando por lo poco que cobrás de jubilación y acariciando nuestras arrugas y nuestras manos pecosas…

Y pensando, pensando… Yo solo sé lo feliz que fui con vos, con tu mal humor, rezongabas, bajones, con tu risa, tus chistes malos, tus caricias, con tu pasión y responsabilidad que le pusiste a todo, con tu «McGyver»interior y muchas cosas más…

Me dejaste lo más importante que tengo en la vida, «los chicos», nuestros hijos… Sé que le puse más atención a ellos que a vos pero no me arrepiento. Ojalá algún día podamos ser felices por separado, (que feo decir eso!!) y que encontremos lo que buscamos el uno con el otro (no lo supimos o pudimos encontrar) con la persona que elijamos.

Nunca supiste ver lo que realmente sentía por vos, yo daba la vida por vos, eras todo lo que tenía, eras mi motor, eras mi manos izquierda, cuando no la podía usar. Ojo!!! no te estoy reprochando nada, solo quiero que estas palabras queden escritas o por si algun día te dan ganas de leerla y que no te olvides de todo esto que escribí y que me sale del alma y sabés por qué? porque caí y siento en este momento que todo terminó y es la primera ve que lo siento asi como ahora. Sé que te perdí y yo dejé que eso pasara, no te puedo explicar lo que siento, tristeza, dolor, que se yo!! debe ser que es la realidad de las cosas… y no puedo mirar atrás, aunque si lo hago voy a ver tantas cosas linda que pasamos juntos… cuando nos reiamos juntos de las boludeces que hacíamos, como tirar bombitas de olor en una reunión de los Vanni, cuando buscabas tus calzoncillos y los encontradas «camuflados», nos daba lo mismo si teníamos o no guita, igual nos alcanzaba para comprar comida de «El gran cheff», también miro como crecimos junto a la Flor, creo que ella nos enseñaba cosas a nosotros, te acordás cuando te dejó un regalito en la cabeza?? agarrada de los barrotes de la cama, tipo como que estaba en la cancha. Y cuando nació el Facu? que salió con las manitos agarraditas demostrando lo que iba a hacer de ahí en adelante (los vos a hacer parir!!)

Y la Marti? que susto nos llevamos cuando nació y la pincharon por todos lados y no la podíamos tener por un día porque la internaron, tengo tu cara grabada de preocupación, aunque lo disimulabas para no ponerme mal a mi, y después se transformó esa cara de papá baboso, la «guachita» te supo comprar desde que te vio y te agarró con su manito tu dedo y no lo quería soltar, te acordas?? creo que ahi caiste que eras «papá» de tres hijos hermosos, obvio que a la mamá… y bue… tantas cosas lindas recuerdo que no me alcanzarían las hijas… ves?? todas esas cosas simple te quise hacer ver siempre para que podamos ser felices…

Nunca te mentí cuando te dije que la primera vez que te vi me enamoré y que fuiste y vas a ser el amor de mi vida, con menos amor, pero lo vas a ser siempre!!

Si te hice mal, te pido perdón. Te deseo lo mejor porque sé que te lo merecés y sabés que yo siempre voy a estar, no puedo olvidarme de estos 17 años…

Es imposible olvidarse, por lo menos yo.

Te debe resultar rato todo esto de la carta pero como ya te dije, bajé a la tierra y vi como nos soltamos de la mano y con mucho dolor en el alma te digo: Hasta Siempre!!! o hasta otra vida…

Caro

P/D: otra cosa que jamás me voy a olvidar: cuando entré nerviosa, casi histérica, a la iglesia y vos me tranquilizaste diciéndome al oido: «Estas hermosa»

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp