Ay niña no queda nada
de todo lo que soñamos
nuestro amor son estas llamas
que están quemando mis manos
nuestro amor son estas llamas
que están quemando mis manos.

Son como una ala de luto
volando papel quemado
las cartas donde lloraba
este pecho enamorado
las cartas donde lloraba
este pecho enamorado.

Flor del olvido
cartas de amor
el que las quema no sabe
que enluta su corazon
el que las quema no sabe
que enluta su corazón.

Yo no sé porque la pena
por tus ojos se va lejos
y no sé porque los mios
se van dolidos con ellos
y no sé por qué los mios
se van dolidos con ellos.

Cartas de amor que se queman
flores negras en el viento
le dejan al que ha querido
el corazón ceniciento
le dejan al que ha querido
el corazón ceniciento.

Manuel Castilla y Cuchi Leguizamón

Publicado en Liliana Herrrero y Juan Falu, Leguizamón-Castilla, 2000


1 comentario

José Maria Aristimuño · 31 marzo, 2020 a las 1:41 pm

Cuando el papel se hace ceniza es el mismo sentimiento que se produce cuando un bosque se incendia. Vuelves al comienzo.
PD recordemos que el papel es celulosa

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.