Cartas sin remitente, Susana Salgado

Buenos Aires, Dunken, 2001

Se trata de una sumatoria de textos (¿relatos?) escritos con un estilo poético. Más bien, de un conjunto de escritos en donde abunda la alegoría estampada en oraciones cortas, muy cortas, muchas de ellas frases nominales. También hay pinturas en blanco y negro que ilustran algunos de estos textos. Sobre la carta, además del título del volumen, es el nombre de uno de los textos, el primero, y, como los siguientes, refiere a esto en un discurrir onírico. A propósito, quien firma (literalmente) el prólogo se presenta como Dra. en Psicología. Y siguiendo con los parataxtos, se dice que el libro está auspiciado por la entonces Secretaría de Cultura del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, está editado por la especializada editorial de autor, Dunken, y, en la página de legales: “Idea de cubierta: Susana Salgado”. Quizás no valía la pena.

…Érase una vez. Un día. En un paraje. En un reducido punto de la Tierra. Con un sobre. Habían llegado los dos a la antigua calle. Y con ellos el enigmático año 2000. El páramo por el que se desplazaban era iluminado por una lluvia cargada de arco iris errantes. Giraron hacia su derecha. En la proyección imaginaria de una ochava. Caminarán despaciosamente veinte metros. Se detendrán. De perfil a la única casa. Que existe. ¿Existe? Quedarán en silencio.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp