Carta lírica a otra mujer

Vuestro nombre no sé, ni vuestro rostroconozco yo, y os imagino blanca,débil como los brotes iniciales,pequeña, dulce… Ya ni sé… Divina,en vuestros ojos, placidez de lagoque se abandona al sol y dulcementele absorbe su oro mientras todo calla. Y vuestras manos, finas, como aquestedolor, el mío, que se alarga, se Leer más…