De Frederick Pope a Victoria

No desesperes Victoria, ésta es la última página de nuestra correspondencia. Sólo te escribo para decirte que voy a suicidarme, aún no sé si envenenándome o ahogándome. Te dejo todas mis propiedades, tengo algunas deudas personales que honrar, pero puedes quedarte con todo lo demás. Haz lo que desees con ello, Leer más…