Juan Pablo I

Albino Luciani fue elegido el 26 de agosto de 1978 como Papa en el cónclave más breve del siglo XX. Esa brevedad resultó, de alguna manera, premonitoria ya que, bajo el lema «Humilitas» (humildad), ejerció su mandato por tan sólo 33 días. El Vaticano afirmó que su fallecimiento se debió a un problema en el corazón, pero su muerte conlleva, todavía, cierto misterio. Fue el último Papa, hasta hoy, de origen italiano y se lo llamó «el Papa de la sonrisa». Aquí algunas de sus cartas durante su corto período como máximo pontífice de la iglesia católica.