Juan y José, de Joan Manuel Serrat

Juan y José sentados contra el muro del frontón hacían planes mientras reponían fuerzas. Dudaban entre ir a la escuela o al río a pescar, cuatro cangrejos para la merienda. Nadie jamás vio amigos más unidos que esos dos que a un tiempo descubrieron el fuego del licor, el brillo del dinero, el automóvil, el cine y la mujer. Tibio Leer más…

Cartas, de Silvia Schujer

Las cartas viajan quién sabe por aire, tierra o por mar. De un puerto parten, quién sabe a qué puerto han de arribar. Hay cartas viejas que viajan quién sabe en una botella navegan desde quién sabe un náufrago perdió estrella. También hay cartas que acortan quién sabe qué desencuentro viajan invisi- blemente van desde adentro hacia adentro.  Hay ciertas cartas quién sabe por qué jamás se escribieron palabras Leer más…

Carta a poste restante, de Jaime Roos

Franca Franca ¿dónde andás en Navidades?El altiplano te robó.La flor que me has enviado de Coroicocon los días marchitó. Tus polleras se entreveran,se entreveran en mi cabecera,y tus pañuelos de seda,banderines de las carreteras… Franca Franca ¿dónde andás en Navidades?¿Qué jardín te hipnotizó?Mis líneas esperan en poste restantetu posible migración. Leer más…

Adiós que se va Segundo, de Violeta Parra

Adiós que se va Segundo en un buque navegando, las niñas que lo querían casi se han muerto llorando. Déjenlo que se vaya, no lo sujeten, déjenlo que navegue, cinco o seis meses. Cinco o seis meses, sí, yo le escribiera, pá decirle a Segundo que se volviera. Cierto yo le escribiera que se volviera. Violeta Parra

Consultorio sentimental, en Antipoemas

Caballero de buena voluntad Apto para trabajos personales Ofrécese para cuidar señorita de noche Gratis sin compromisos de ninguna especie A condición de que sea realmente de noche. Seriedad absoluta. Disposición a contraer matrimonio Siempre que la señorita sepa mover las caderas. Publicado en Antipoemas. Antología (1944-1969) , Barcelona, Seix Barral, 1972

La Carta, de Enrique Ortiz

No hace mucho que leí tu carta, y sin fuerzas para contestar, mil pedazos al viento nos separan.  Pondré casa en un país lejano para olvidar este miedo hacia ti, este miedo hacia ti.  Y no hace mucho que rompí tu recuerdo pensando acabar de una vez.  Pero el tiempo y la distancia no son todo para mí siempre Leer más…

Carta a un amigo, de Don Omar

Nadie sabe cuanto duele desde esta prisión el haber recibido esta dura noticia Querido Amigo lo punto: Espero todo esté bien, porque no es fácil hacer lo que voy a hacer. Quizás te falto el respeto aunque esa no es la intención sé que ha pasado algún tiempo y entiendo tu posición. Sabes que la hice sufrir y la Leer más…

Carta, de Miguel Hernández

El palomar de las cartasabre su imposible vuelodesde las trémulas mesasdonde se apoya el recuerdo,la gravedad de la ausencia,el corazón, el silencio. Oigo un latido de cartasnavegando hacia su centro. Donde voy, con las mujeresy con los hombres me encuentro,malheridos por la ausencia,desgastados por el tiempo. Cartas, relaciones, cartas:tarjetas postales, Leer más…

Cartas, de Víctor Heredia

Recibo cartas de la patria mía, cartas que son porciones de otras vidas. Algunas son historias desdichadas otras perfuman llenas de esperanza. Cartas. Recibo cartas. Cartas azules desde Purmamarca y cartas verdes desde Catamarca. Otras del sur con vientos del desierto otras de arena y sal y olor a puerto. Cartas. Recibo cartas que me sonrían y Leer más…

Epístola a Hieronymus Bosch, de Alberto Girri

Qué bien supiste cuanto nosotros, hijos de ira, no comprendimos, el principio del mal deformador de nuestra materia, mal inmaterial que examinaste como quien apila cuerpos y con frías incisiones extrae de sus cabezas la locura, y de sus organismos la confusión de los tres reinos, árboles con rostros, piedras que también son plantas, metales animados venenosos, el insecto cabalgando al pájaro, y el pájaro Leer más…

Una carta, de Haydée M. Ghio

Siempre he esperado una carta. De no sé dónde ni de quien. Una carta que filtrara por la endija de la puerta con su potencial de emociones de seducciones viajes espaciales, felicidad indolora. Un cuadrilátero de blanco papel surcado por simétrica bandada de golondrinas en migración. O que contuviera una sola palabra explosiva como una granada. Aunque no fuera yo la destinataria. Haydée M. Leer más…