Consultorio sentimental, en Antipoemas

Caballero de buena voluntad Apto para trabajos personales Ofrécese para cuidar señorita de noche Gratis sin compromisos de ninguna especie A condición de que sea realmente de noche. Seriedad absoluta. Disposición a contraer matrimonio Siempre que la señorita sepa mover las caderas. Publicado en Antipoemas. Antología (1944-1969) , Barcelona, Seix Barral, 1972

La Carta, de Enrique Ortiz

No hace mucho que leí tu carta, y sin fuerzas para contestar, mil pedazos al viento nos separan.  Pondré casa en un país lejano para olvidar este miedo hacia ti, este miedo hacia ti.  Y no hace mucho que rompí tu recuerdo pensando acabar de una vez.  Pero el tiempo y la distancia no son todo para mí siempre Leer más…

Carta, de Miguel Hernández

El palomar de las cartasabre su imposible vuelodesde las trémulas mesasdonde se apoya el recuerdo,la gravedad de la ausencia,el corazón, el silencio. Oigo un latido de cartasnavegando hacia su centro. Donde voy, con las mujeresy con los hombres me encuentro,malheridos por la ausencia,desgastados por el tiempo. Cartas, relaciones, cartas:tarjetas postales, Leer más…

Cartas, de Víctor Heredia

Recibo cartas de la patria mía, cartas que son porciones de otras vidas. Algunas son historias desdichadas otras perfuman llenas de esperanza. Cartas. Recibo cartas. Cartas azules desde Purmamarca y cartas verdes desde Catamarca. Otras del sur con vientos del desierto otras de arena y sal y olor a puerto. Cartas. Recibo cartas que me sonrían y Leer más…

Epístola a Hieronymus Bosch, de Alberto Girri

Qué bien supiste cuanto nosotros, hijos de ira, no comprendimos, el principio del mal deformador de nuestra materia, mal inmaterial que examinaste como quien apila cuerpos y con frías incisiones extrae de sus cabezas la locura, y de sus organismos la confusión de los tres reinos, árboles con rostros, piedras que también son plantas, metales animados venenosos, el insecto cabalgando al pájaro, y el pájaro Leer más…

Una carta, de Haydée M. Ghio

Siempre he esperado una carta. De no sé dónde ni de quien. Una carta que filtrara por la endija de la puerta con su potencial de emociones de seducciones viajes espaciales, felicidad indolora. Un cuadrilátero de blanco papel surcado por simétrica bandada de golondrinas en migración. O que contuviera una sola palabra explosiva como una granada. Aunque no fuera yo la destinataria. Haydée M. Leer más…

Cartas de amor, de Vainica Doble

Escribo a diario una carta de amor,amor imaginario, inocente amor: unas hojas secas de guisante de olor,un perfume de Dior, bellos y varios sellos de diferente color. Cartas de amor sin destino, cartas de amor sin dirección qué aberración, qué desatino, qué sinrazón Y ¿qué haría yo? si respondieras del susto y de la impresión… si me escribieras me estallaría el corazón Escribo a diario una Leer más…

Telegramas, de Julio Cortázar

Una esperanza cambió con su hermana los siguientes telegramas, de Ramos Mejía a Viedma: OLVIDASTE SEPIA CANARIO. ESTUPIDA. INÉS.ESTUPIDA VOS. TENGO REPUESTO. EMMA. Tres telegramas de cronopios: INESPERADAMENTE EQUIVOCADO DE TREN EN LUGAR 7.21 TOMÉ 8.24 ESTOY EN SITIO RARO. HOMBRES SINIESTROS CUENTAN ESTAMPILLAS. LUGAR ALTAMENTE LUGUBRE. NO CREO APRUEBEN Leer más…

La carta, de Andy Chango

El día que llegó la carta, aquella carta que venía de Argentinacomimos con el plato lleno de delicias de América latina.No se puede prohibir una planta,no se puede eliminar una semilla¡No se puede eliminar una planta ni aunque florezcan un millón de policías! ¡Preparen todo, ya llegó mi carta del Cono sur!¡La fiesta comenzó!-¿Vieron chicos? -¿Qué Leer más…