De Amado Boudou a queridos mayores Buenos Aires, Junio de 2009

Queridos mayores:

Quería compartir con ustedes la importancia de la defensa del sistema jubilatorio. En el año 2003 estaba destruido: haberes congelados durante más de 15 años, cada vez menos jubilados y pensionados, un ANSES ausente e ineficiente. En verdad, a los gobiernos no les importaban los mayores. Es más, a algunos se les ocurrió bajar las jubilaciones un 13% para cerrar las cuentas.

Mientras todo esto ocurría, teníamos un sistema de capitalización administrado por las AFJP. A ellos tampoco les importaba. Invertían sólo en el circuito financiero y en el exterior, y nunca llegaban a la economía real, a las empresas, a las inversiones estratégicas que sostuvieran el desarrollo nacional.

Por eso, mientras a las AFJP les iba bien, uno de cada cuatro de nosotros quedaba sin trabajo, lo que significaba no sólo una desgracia personal, sino también el deterioro del sistema jubilatorio que se quedaba sin recursos y el endeudamiento irresponsable del país.

Desde 2003 empezamos a cambiar todo esto. Un ANSES cada vez más cerca suyo: 14 aumentos de jubilaciones y pensiones, y una ley de movilidad que hace que sus haberes aumenten dos veces por año en los meses de marzo y septiembre.

También pudimos incluir a más de 1.800.000 mayores que habían sido abandonados por un sistema injusto e ineficiente. ¿Alguien puede pensar que una señora de 60 años o un señor de 65 años llegaron sin trabajar a esa edad? Lo que había pasado es que un sistema económico, que perdió de vista a las personas y al país, había destruido el trabajo formal.

Finalmente, la Presidenta recuperó, a través de una ley del Congreso Nacional, la administración de los fondos previsionales para ANSES. Esto nos permite reorientar las inversiones desde el exterior y de las colocaciones puramente financieras hacia empresas productivas, la obra pública, la infraestructura, la vivienda y el consumo. En definitiva, para sostener el empleo formal. Porque sin trabajadores formales no puede existir un sistema jubilatorio.

Hoy vuelven a aparecer voces que pretender la privatización del sistema, es decir, la vuelta de las AFJP. Sepámoslo, porque el experimento lamentablemente ya se realizó. Esto implica congelamiento, baja de jubilaciones y cada vez menos jubilados. Es decir, menos justicia, menos salud, menos solidaridad, menos dignidad, menos compromiso con el futuro, menos trabajo formal.

En definitiva, menos Argentina.

No volvamos hacia atrás. No repitamos lo errores. Sigamos construyendo un sistema previsional más inclusivo, con más y mejores jubilaciones. En eso estamos desde 2003 y en esto nos van a encontrar acompañando a la Presidenta.

Lic. Amado Boudou

Director Ejecutivo de ANSES

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp