Hola Norberto: Hoy te escribo temprano, los lunes después de las 18.30 voy a la casa de mi hija y me suelo quedar a cenar con ellos.
La otra variante es que lo hago desde LA CAPITAL NACIONAL DEL TENIS. ¿qué te parece? Escribo esto y me lleva a contarte lo siguiente: Damiana comenzó muy chica a practicar este deporte y solía participar en torneos infantiles guiada por su profesor- Pérez Roldán padre- un tipo inaguantable, prepotente y agresivo- (bueno quizá por estas «cualidades» sacó tantos campeones) y cuando le tocaba participar yo le insistía en que era un juego y que lo hiciera como una diversión y que disfrutara de ello como ante el juego de las escondidas, por ejemplo….siempre lo tomó así hasta el punto de que si ganaba, como es lógico reía y si perdía también- tiene la sonrisa fácil. Si ganaba abrazaba con todo cariño a la de enfrente. quién generalmente había recibido «palabrotas de sus padres». (Ayer, justamente leía, la trifulca que armaron los padres en un partido de futbol donde hubo 3 chicos internados, uno de gravedad.).
Bueno… dejó de jugar cuando se fue a estudiar a Mar del Plata, adonde se fueron las dos y nuestro presupuesto apenas alcanzaba para pagar estos gastos de estudios.
Antes de tener los peques lo había reiniciado como para realizar una actividad física, dejó después en la crianza y ahora hace dos años lo retomó y a lo que quiero llegar es que el otro día me dice: ¿Sabes lo que me dijo el profesor? – Que no tengo espíritu competitivo y le conteste: la culpa la tiene mi mamá.

Paso a contarte que leo tu último e-mail y me asombra lo de Macri y su baile, no lo sabía. Al otro día voy al café y una de mis amigas estaba tan enojada como vos de ello. No me atrevo a decir con algo de bastante anticipación que no votaré por Cambiemos, tal como van las cosas creo que no tenemos muchas opciones, salvo que votemos en blanco, como contaba Néstor que sucedió en una que ahora no recuerdo cual y haber si aterrizan alguna vez. Enfrentamos situaciones muy complicadas en el mundo, a mi no me alcanza la «entendedera» sobre lo de Estados Unidos, y lo de Inglaterra y lo que puede suceder en Francia. Demasiado que quiero comprender lo nuestro. Hay- quizá- como dices ineptitud…. pero los habitantes, salvo excepciones, nos quedamos absortos esperando que «las vacas vuelen»
Si nos ponemos a analizar, por ejemplo, las boletas del gas es un desastre completo….vinieron sumas increíbles y mucha gente que conozco las abonó de miedo a que se lo cortaran… lo único que ahora tienen largo crédito, de acuerdo a lo que a mi me sucedió creo que pusieron cualquier suma. Mi caso el período 16-03 al 16-05 la primera vez debía pagar 4.268,29 , hablaban de que dicho aumento era de 400%- comparando con el año pasado debía ser aproximadamente 1.200. Volvió todo para atrás y me vino $ 375,84 (si lo multiplico por 400 da lo que yo había calculado). Les hice una carta pero nadie me contestó.

Manual del caradura
Deduzco que como todo manual era imprescindible presentarlo.
¿habrá quién lo lea y lo estudie en profundidad? Los caraduras existen y han existido siempre pero vos en tu artículo tratas de desenmascarar y ojalá lograras lo propuesto como periodista honesto.
Aunque uno sabe y conoce lo que han hecho todos los caraduras en este país leer tu nota hace que a uno le corra «frío» por la mente y el cuerpo porque si lo leen ni se dan por enterados, ya que para ellos los caraduras son otros y ellos los honestos, si no miremos las notas y noticieros de todos los días que nos hartan y nos hacen dudar que en algún momento les suceda el repudio o la cárcel. Tu nota debiera ser enmarcada y puesta en circulación hacia todos los vientos.
Creo que le falta poner los nombres de cada uno en orden alfabético- para más claridad – y en letras molde.

Ayer fui a la presentación de un libro «Naranjas amargas» (son las naranjas de la callle Irigoyen dijeron los entrevistados). Bueno…. son relatos de la ciudad. Son 30 y escritos por asistentes a un taller de literatura que dirige Patricia Ratto (yo asistía a un taller de lectura con ella). La edición es de Editorial Azul y la presentación la coordinó Horacio Quiroga- lo presentaron como crítico del diario La Nación y otros- Una amiga con la que concurrí me dijo que (?) kirchnerista rabioso, que ella lo ve en un canal. Yo era la primera vez que lo veía y oía nombrar. Yo miro poca T.V-
Hoy leí uno de ellos- comencé por la escritora que conozco más y terminé llorando ya que su relato está basado en la muerte del esposo, parecía que había puesto todo lo que sentí y siento por la ausencia de Néstor.

Me he quedado rebobinando sobre tu publicación de «Hacer el amor». Me surgirían dudas si la editorial está relacionado con victor Hugo Morales pero si lo piensas en profundidad no se hasta donde puede impactar una editorial en un libro, el valor está en su contenido. Al ir a comprarlo y leerlo jamás piensas en quién fue su editor. Al menos en mi entorno.

Perdón….perdón….me alargué demasiado.
Cariños- Elba