De Encarna y Manolo a querida Ma. del Carmen y flia. – Zaragoza, 21 de septiembre de 1989

Zaragoza 21-9-89
Querida Mª del Carmen y flia:
Recibimos tu carta y nos sirvió de gran alegria, es maravilloso ver, después de tantos años de silencio, como esta parte de la familia nos quiere y nos acepta, como ya sabes, me llamo Encarna Perez Valdés, naci el dia 1 de octubre de 1945 ó sea que voy a cumplir 44 años, estoy casada con Manuel Ruano Molina, natural de Jaen, nacido el dia 19 de Enero de 1934, es agregado tecnico de una empresa de montaje electrico, no tenemos niños, hace dos años que vivimos en Zaragoza, no sé el tiempo que estaremos en esta ciudad, normalmente nos cambian de residencia cada tres o cuatro años, ami no me importaria quedarme a vivir aqui hasta que se jubilase porque estoy cansada de tanto viajar, después si Dios quiere nos iremos a vivir a Almeria. Te agradesco de todo corazón tu invitación para que viajemos a Mar del Plata, pero como ya le digo a Sabina me da miedo volar, me pongo al borde del infarto, pero lo que si podeis hacer vosotros es venir a España, espero y deseo que Sabina y Pedro vengan para Navidad, no sé si vendrá algún miembro más de la familia, asi es vosotros podiais venir con ellos, así conoceríais el pueblo donde nacio tu padre y al resto de la familia, seriais muy bien recibidos con todo nuestro cariño, a continuación paso a darte algunos detalles de la familia, el abuelo se llamaba Pedro Valdés Pastor y la abuela Carmen Cruz Domenech del abuelo no me acuerdo, pero de la abuela si, yo tenia nueve ó diez años cuando murió, era una persona muy buena, era todo bondad, toda la gente que la conocia la queria, tenian cuatro hijos, Carmelo (mi abuelo) Encarnación, José (tu padre) y Francisco que aun vive y al que cariñosamente le llamamos Frasquito, esos niños de los que hablas en tu carta Pedrito y Carmen, son hijos suyos, además tiene otros más que son Victor Pepa y Paco, pero ahora el destino le ha jugado una mala pasada, ese niño Pedrito, que ya tenia 47 años a consecuencia de una depresión se ha suicidado, ha dejado cinco hijos, una pena, la tia Encarnación me parece que ya falleció, hace tiempo que no sé nada de ellos
(…)
ella decia que ya que ella cometió la equivocación tan grande de no marchar con el, queriendolo como lo queria, el tenia todo el derecho de formar otra familia que lo quisiera y lo cuidara, ella no se marchó con el, porque tenia a su madre enferma y era única hija y ella pensaba que el regresaría a España, la poca experiencia, cuando se caso a penas tenia 17 años, era una niña y cuando mi abuelo marcho de España tenia 21 años, fué una mujer muy buena pero estaba amargada, siempre nos hablaba bien de el, nos decia que era un hombre trabajador y horado y que teníamos que quererlo mucho porque era nuestro padre, le escribimos muchas veces al Hotel Central que era la dirección que teniamos, pero nunca tuvimos respuesta, cuando por terceras personas supimos de la existencia de Sabina y Pedro, ese cariño que sentiamos hacia el, se hizo más grande, se extendio hacia ellos, asi que figurate lo contentas que estamos mi tia y yo con Sabina y Pedro. Tengo un recuerdo muy especial de agradecimiento hacia tu madre, por haber conservado durante tantos años las fotografias de mis padres, esa beba que dices está con ellos, si soy yo, me gustaria que esas fotografias algún dia se las enseñes a Sabina y Pedro, yo aqui no tengo ninguna de mi madre para poder mandarles, hasta que no vaya al pueblo. Bueno diras que soy una pesada pero antes de terminar quisiera decirte, que puedes estar orgullosa de llevar el apellido Valdés, somos una familia buena y honrada, mi madre decia que ella se sentia Valdés hasta la médula y yo digo igual. Espero que me escribas pronto, las cartas tardan muchos dias en llegar a destino.
Un fuerte abrazo para todos de
Encarna y Manolo


Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp