De Ernesto, Franca, Danny, Steven y Adrian Montesanto a queridos todos [San José, CA.], diciembre de 1993

Queridos todos:

Ya no tengo en mi [?] una carta larga y que haga sentido! Que les puedo decir los quiero a cada uno más que a mi vida y siento muy fuerte e irrompible el lazo que nos une, que no es solamente la sangre. Dios pueda una vez más en su misericordia darnos a todos la dicha de reunirnos otra vez para sentir el palpito de cada uno de Uds. Con todo lo que ha pasado acá (Danny) no estoy en el ánimo de enfrentar las fiestas pero Dios me va a dar las fuerzas (en este momento no las tengo todavía estoy sufriendo un ataque severo de [?] que casi me llevó al hospital). 
Para cada uno de Uds. lleguen nuestros mejores augurios de serenas y felices fiestas y que el año nuevo nos depare sobre todo coraje, fe, esperanza, serenidad, aceptación de lo que no se puede cambiar, salud, visión. Que el mundo sea un mejor lugar para esta humanidad confundida y desorientada, que se pueda ver luz más allá de la oscuridad. Que nuestra fe se acreciente con la esperanza del premio final. (Otra vez la filosofía barata!) 
De todos nosotros, cada fibra de nuestros corazones

Ernesto, Franca, Danny, Steven y Adrian Montesanto (SIGUE)

P.D. Ernesto está entusiasmando con el arbol genealogico de nuestra familia y me pidió que le mande lo que tiene hecho hasta ahora para que en lo posible puedan completar fechas y nombres- 


(Para vos, madrina) 


Gracias

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp