De Fanya a sus familiares, 16 de junio de 1942

Saludo de despedida antes de la muerte de Fanya y de todos los miembros de la familia.

¡¡Mis queridos!! Les escribo esta carta antes de mi muerte, pero desconozco el día exacto en el que yo y mis familiares seremos asesinados, solamente porque somos judíos. Todos nuestros hermanos judíos fueron asesinados y murieron una muerte ignominiosa a manos de sus asesinos… No sé quién quedará vivo de nuestra familia, y quién tendrá el honor de leer mi carta y mi orgulloso saludo antes de la muerte de mis seres amados y queridos, torturados por los asesinos.

¡Querida Chayale! ¡Querido Monuska! Es posible que ustedes sobrevivirán. Vivan felizmente y bien. Nosotros marchamos orgullosamente a la muerte, ese es nuestro destino.

Según lo que sabemos, Blima y su familia ya han perecido. No puedo seguir escribiendo. Todos nuestros familiares están llorando y lamentando su destino. Dejo la carta con el mejor de nuestros amigos, que tanto ha hecho por nosotros hasta ahora.

Suya, 
Fanya y toda la familia  

Estamos todos echados en un búnker. Estoy completamente segura de que todos ustedes sabrán el lugar de nuestra sepultura. Madre y padre aguantan a duras penas. Me tiembla la mano y me cuesta terminar de escribir. Estoy orgullosa de ser judía. Muero en aras de mi pueblo. No le he dicho a nadie que estoy escribiendo una carta antes de morir. ¡Pero!.. Cuánto añoro vivir y alcanzar algo bueno en la vida. Pero todo está ya perdido… Adiós. Su pariente Fanya en nombre de todos: padre, madre, Sima, Sonia, Zusia, Rasia, Hatza (Yehezkel). Y en nombre de la pequeña Zeldale que todavía no entiende nada.

Druja, en el campo de concentración, antes de ser fusilados, en el escondite.

Martes, 4 de la mañana
16 de junio de 1942
Adiós a todos.
Suya, Fanya

Al dorso de la carta Fanya agregó lo siguiente en ídish:

Dios es justo y Su juicio es justo. Todos pecamos. Nuestras escasas posesiones están escondidas en la casa. Pero hemos perdido nuestras vidas. Todo ha terminado. Hermanos de todos los países, vénguenos. Estamos siendo conducidos como rebaño al matadero. 
Fanya

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp