San Cayetano 30/6/1951

Mi dulce y amada esposa: 

Min un poco de retraso (que espero me disculparás) paso a contestarte tres cartas seguidas fechas 13-17  y 22 del mes actual poco antes de proseguir quiero manifestar la mucha alegría que tengo al saber que continuas tanto tu como nuestras hijas y padres, disfrutando de buena salud; yo por el momento actual estoy muy “macanudo”. 

No puedes imaginarte la inmensa satisfacción y tranquilidad que tengo, al saber que por fin ya obra en tu poder la carta de llamada. Espero que en el momento de escribirle ya tendrás ubicado el pasaporte, y con él, podrás iniciar los documentos del cónsul argentino, esperando que para mediados del mes entrante ya lo tendrás todo terminado. 

Ahora yo me pondré en contacto con mis primos al efecto de arreglar el asunto del dinero para los pasajes, tal vez su costo se eleva a la suma de 5000- pesos moneda nacional argentina; y la verdad no hemos hablado aún de la forma que me harán el préstamo; si con documento firmado y con intereses, o simplemente dejado como primo estimado, como ellos dan prueba de su afecto hacia mi. 

De todas maneras sea como sea, yo voy a conseguir la plata, para remitirle los pasajes lo más rápido posible, al efecto de que emprendas el viaje pronto y nos podamos  unir otra vez (¡para no separarnos nunca más!) y con nuestro trabajo y esfuerzo devolveremos peso por peso todo lo que nos ayudan económicamente y al mismo tiempo quedaremos profundamente agradecidos de sus bondades hacia nosotros. 

No voy a citarte caso por caso las atenciones que continuamente recibo tanto de los tíos como de los 20 primos hermanos, ya que muy a menudo me vienen a visitar y me llevan a sus casas en auto o coche de caballos para comer y cenar. 

Tengo el caso de la prima Celia que siempre que viene al pueblo, me hace algo de comida o algún regalo. El otro día, tenía un ojo muy irritado y ella cuando lo vio se fue enseguida a la farmacia y me trajo una agua para lavarlo (y me lo cerró enseguida) y después no me lo quiso cobrar ¿Verdad que son rasgos de gentileza y cariño que se deben apreciar? 

Son tan lindas y buenas las primitas hacia mí, que suerte tengo de ellas, (?) son las únicas mujeres jovenes que puedo besar, ya que acá hay esa costumbre. 

Con el ansia loca que tengo de besos y caricias suyas y poder adorarte personalmente; mis primas representan un consuelo para esa desazón, pues me imagino que te estoy besando y mitiga en parte ese afán de sentirse querido y mimado. 

Por tus cartas me entero, con verdadera satisfacción y orgullo de marido, que he también sientes los mismos anhelos que los míos; es decir añoras el momento de volver a estar conmigo y saborear el placer inefable de disfrutar una felicidad que nos transporta muchas veces a regiones insospechadas, donde su reino, es el placer de dos cuerpos unidos y la bilateralidad armónica de dos corazones que palpitan al unísono. 

Haciendo referencia a la máquina de ensanchar me parece un poco rara, yo creía que hubiera sido de menos valor su importe. Ahora que cuando esté instalada sacaré mucho jugo a ella, pues acá no tiene ningún zapatero y yo ya hago propaganda de antemano a las clientas, debiéndoles que mi señora me la traerá. Son mucha gente que desea conocerte y también a las nenas que las encuentran muy gauchitas. 

Vos no sabes mi vieja, con que orgullo enseño las fotos nuestra y especialmente la de la comunión de la Nieves, que todos me felicitan pues realmente parece ser una imagen sacada de un lienzo de Murillo o de un Goya. 

Las lágrimas que he derramado mirando, contemplando y besando nuestras fisonomias tan queridas. 

Dile al Antonio que me encierre los nombres y apellidos fecha y lugar de nacimiento de el y su esposa asi como también los de los padres de ambos. Voy a intentar a ver si encuentro alguien que quisiera hacerme la gauchada (favor) de extender un contrato de trabajo para el Antonio y su mujer. Lo veo un poco difícil, por el hecho de que se tienen que hacer muchos viajes a Tres Arroyos o a Necochea y son pueblos muy distantes y generalmente se tiene que perder todo un dia para hacer una sola gestión. Por mi no quedará por mirarlo, porque a mi también me interesa grandemente que venga, porque cuento con trabajo para los dos y la máquina pulidora. (La semana próxima creo ya la recibiré, me la envían de bs aires y su costo es de 2200 pesos y el motor 1100 pesos) El dinero me lo ha prestado el Banco de la Nación y tengo que amortizarlo en dos años y medio. Así que se lo dices al Antonio lo que hace el caso, que yo ya le escribiré en el momento oportuno, que tenga fé y confianza conmigo, que el ya sabe que soy hombre de palabra y que en verdad lo aprecio de todo corazón. 

Le dices para animarlo, que cuando venga, tendrá todo el trabajo que pueda hacer durante 8 o 10 horas diarias y que si tenemos vida y salud, entre los dos, podemos hacer un capitalino en diez años y mirar nuestra vejez con tranquilidad. 

Dile también que acá los lunes tendrá que trabajar todo el dia, pero en compensación el sábado por la tarde podemos ir todos al cine y al salir entrar en una confitería (café) y tomamos unas lindos refrescos o jugosas frutas y deliciosos cafés.

Referente a la estación que venia de Tres Arroyos, no era nada de gran importancia; solamente para hacerme entrega de un documento que me faltaba. 

¿Ya sabés mi vieja, que a los dos años de residencia en el pais, nos tendremos que hacer (?) Argentinos? Te gustaría ser española-argentina espero que cuando vengas aprenderás pronto la forma de hablar de acá y cantarás algún tango arrabalero o alguna zamba criolla. 

Y ahora digo “criolla”, vos me preguntabas lo que es una cena a lo criollo. Voy a satisfacer tu curiosidad, aunque veo que hoy va a salir una carta de soldado y tengo los pies muy fríos pues estoy escribiendo en casa y la estufa que recién compré la tengo en la zapateria. 

Está haciendo un frío bárbaro, ojo que estamos solamente a unos 4000 kms del océano Glacial antártico y cuando sopla el viento pampero hay que hecharse el “pocho” (especie de bufanda) a la cabeza y no sacar la nariz. 

Casi todas las mañanas hiela, hasta las doce o la una y hay que ver como queda helada el agua. En fin, para compensación los veranos acá son muy lindos. 

Volviendo a la cena: se trata de hacer un asado de carne de vaca o ternera, ocho o diez kgs cortada especialmente para eso. Se cuelga de un palo de hierro clavado en el suelo y se le prende fuego con excrementos de ovejas pero ya secos, y entonces viene la habilidad del criollo en saberlo cocer bien pero lentamente, para que la carne quede jugosa y bien asada. Entonces cada uno con un cuchillo, va cortando el trozo que más le guste y generalmente se come de pie y alrededor del fuego y la carne. 

(?) se viven de fiambre, olivas y pan y abundante vino, y para último pasteles muy ricos, queso y membrillo. ¡Ah! Me olvidaba que también hacen ensalada rusa. 

Despues de la cena se hace broma, se cuentan chistes o se baila o cantan tangos. 

Las veces que nos hemos reído en la casa de la tía Cintia, que me han hecho beber vino en copa y decir ¡Vieja Pichirica!!… y naturalmente se me salta el vino y todos reían a mi cosa. 

La última vez que estuve de asado fue en casa de la Petisa, la madre de Tina y la Fina y la Beba por el cumpleaños de su marido. Fui a su casa con mis amigos en un auto precioso, volvimos a las 5 de la madrigada. Vienen en el campo a 30 kms del pueblo, pero en la semana suelen venir tres o cuatro veces. 

También te diré que acá no se celebra San Juan ni San Pedro, ni casi ninguna fiesta religiosa. Pero sí, muchas cívicas y patrióticas alusivas a su independencia. 

Enterado de la carta de la Victoria, de los saludos del Llare de la Granja, y del Peres de la Entrada libre. Escribiré pronto a los de (?) porque son amigos que se lo merecen. Yo quisiera escribir a todos, pero tengo tan poco tiempo disponible. Hoy para hacer esta carta tan larga, he perdido de trabajo al menos 20 pesos. ¡Pero para mi amorcito no me duelen prendas!

¿Verdad que no, tesoro? ¿Aún que me quieres igual o un poquitin más? Yo te adoro con locura y sueño constantemente en tenerte entre mis brazos, para besarte con frenesí y hacerte sentir la potencia de mis brazos, enlazando tu cuerpo, para sentir después el dulce languidecimiento de unos instantes vividos con el máximo amor matrimonial. 

Besos y abrazos de tu viejo

Felix