De Jesús a estimada amiga Elba – Florencio Varela, 8 de junio de 1957

Fcio Varela 8/6/57
Estimada amiga Elba:
Fue para mi motivo de extraordinaria alegría el recibir su carta, y por intermedio de ella saber que ud. había aceptado mi invitación. Esto me halaga mucho porque; con ello me demuestra, que confía en mi persona.
He pensado mucho en ud. estos últimos días pero; ¡cuidado! no interprete mal, so la recordé con frecuencia fue por las grandes inundaciones que hubo en esa zona. Le agradecería me enviara informacion al respecto, tal vez sea una enfermedad; si lo es no conozco el nombre, pero; me interesan todas las desgracias, naturalmente vistas desde afuera.
Por una rara coincidencia, momentos antes de llegar a mi casa el día que recibí su carta me encontré con los amigos que la visitaron. Quedaron gratamente impresionados con su persona, principalmente por la simpatía que irradia y por el trato amable que les dispenso. Naturalmente sobre ese tópico no tubieron ningun desacuerdo conmigo. Le prevengo que esos muchachos no son amigos intimos, y menos el que tiene la novia en esa pues; no hace falta se un gran psicólogo para darse cuenta que es una persona falta de seriedad; en cuanto al otro es un buen muchacho, pero no estoy de acuerdo con algunas de sus ideas, por eso no frecuento mucho su compañía.
Tengo muchos deseos de charlar con ud. pues; es ud. una de las pocas personas que me inspiran confianza en forma total, además como es ud. de mucha más experiencia que yo, y bastante más cultura, son bastantes los problemas que tengo que plantearle, no lo puedo hacer por carta porque sería extenso y aburridor, además no quiero dejar constancia de muchas de las cosas que considero muy mías.
Son muchas las dudas que tengo con respecto a como enfrentar la vida, de lo único que estoy seguro es que voy a seguir estudiando.
Tengo muy pocos amigos, lo que se dice, verdaderos amigos, porque me consideran una persona de ideas «raras», no obstante no lo paso aburrido, pues; estudio, leo, voy al cine y frecuento algunas confiterías donde se baila, por lo general donde nadie me conoce; casi siempre salgo solo, naturalmente algunas veces acompañado, pero nunca por más de una persona, me desagrada sobremará salir en las llamadas «barras», he andado anteriormente en algunas y tengo experiencias bastante desalentadoras.
Demás esta decirle que me honra mucho saberme entre sus verdaderos amigos.
Esperando su carta, que como las otras me resultará muy grata, y deseando me indique una fecha para encontrarnos la saludo
Jesús

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp