Buenos Aires, diciembre 2 de 1947
Señor
Ildefonso de Luelmo Elvira
(Contratista de Esquila)
San Julian (Santa Cruz)

Mi querido y viejo amigo:
Hubiese querido escribirte, por motivo distinto al que lo hago.- Ello, sé que te producirá la tristeza que me imagino, al informarte del fallecimiento de mi querido hermano Julio (q.e.p.d.), cuyo deceso se produjo el dia de noviembre ppdo, a las 8.30 de la mañana.
Sefguramente, te sorprenderá la desgracia, puesto que cuando lo viste por última vez, estaba el hombre en vias de recuperar su quebrantada salus; pero, es el caso, que no se sabe, si por quistaces o si por exceso de comida, como los médicos opinan, el caso és, que un derrame biliar agudo, lo llevó al hombre, sin que los múltiples cuidados de última hora, pudieran vencer el mal.-
Excuso decirte querido Idelfonso, los dias que habré pasado y los que estarme pasando.- Pasan y pasan los dias, y no puedo hacerme a la idea de que se haya muerto…; pues lo veo en todas partes, sin poder conformarme.-
En fin: esta es la vida, y este el final que todos tenemos al final de la jornada, como suprena justicia.-
Si llegaras a escribir a Zamora no comentes nada de tal desgracia; pues aunque mis hermanos ya lo saben, nos hemos propuesto que nuestra madre, lo ignore siempre, para evitarle el lógico dolor que a una madre tiene que aportarle la muerte de un hijo.- Este pedido, lo formulo nuevamente, para evitar que nuestra querida madre a su avanzada edad, pudiera tener algun serio contratiempo.
Bueno querido Idelifonso.- Por hoy, nada mas.- Escribeme y ya sabes que no me importa, ni tiene por que importar lo de la mala letra y otras tonterias.- Nuestra vieja amistad de la infancia, no vé esas tonterias.- Lo que quiero, es recibir noticias tuyas frecuentemente, no olvidándote nunca de que en tu viejo amigo Pepe de toda la vida, tienes un amigo que te quiere como mereces.
Con toda la emoción que vivo, te envia un fuerte abrzo, tu vieja amigo,
José Velasco