Viernes 21,30 hs

Hola…
Bueno; la fabulosomanete larga semana ha terminado; no me refiero a la semana rutinaria de trabajo y almanaque, pienso en la otra semana la de esperar, la de la carta. Hoy a mediodía, cuando salía para el empleo me avisaron por teléfono que había llegado tu carta pero no me quedaba tiempo para ir a retirarla; asi que recién al salir del trabajo fuí a buscarla; las seis horas del empleo se manifestaron en una sucesión de imágenes, de gestos, actitudes color melenita, color madrugada; en fin, color ternura.-

Mientras escribo esto, tu foto me está mirando y preside el ambiente y la situación precisa.-

Me perdís que no te idealice; no se trata de idealizar, sino de sentirte así, sencillamente vigente; no; no te idealizo; te siento, que es más fiel y más humano.-

Mi soledad de bolsillo se marchó algo enojada para dejarle lugar a una foto; a una mirada.-

Espero te hayan gustado los temas del disco de T. GOMEZ, en especial «MUCHACHA».

Bueno, te podría decir tantas cosas… pero fundamentalmente las palabras repetidas; las que más pensamos, las que presiden los momentos de cada día; «te extraño»; «distancia», «sábado y domingo sin vos»; contarte cuando ausente, estás un poco en cada que de alguna manera me hacen acordarte; no ensar en la Beatriz rodeada de severos tomos, sino en la Beatriz que sabemos y sentimos, la Beatriz de la mirada dulcemente agresiva; la eterna Beatriz del poncho y la melena.-
Las otras cosas que te podría contar; sucesos, momentos determinados, algún poema que me gusta, la letra de un tango; en din, tantas cosas, todo eso, tal vez lo callaria si pudiera compartir algunas horas de silencio junto a vos.-
Lentamente va cicatrizando la herida del cigarrillo de mi mano derecha, de alguna manera ese es también un recuerdo constante.-
Perdoname el papel desusado que utilizo para escribirte; ocurre que no estoy acostumbrado a escribir manuscrito y por eso soy algo torpe.-