8 de Noviembre de 1987

Santa Teresita

Mi querido amor:

Hace un año atrás le hubiera dicho a un amigo “feliz cumpleaños Miguel”

Pero hoy eres algo más, eres mucho más, eres mi vida, mi hombre, mi razón de seguir adelante, mi futuro y mi presente. Eres la luz que mi alma no poseía, eres la terrura que le faltaba a mis días, eres lo más importante que Dios puso en mi camino.

Por eso este es un día tan especial que hubiera querido compartir contigo, pero que aun en esta distancia puedo percibir que tu me escuchas, que sonreiste cuando al despertar pensé solo en ti y te saludé con un beso, acariciandote, buscando de ti el punto del placer… y por mi mente apareciste en esta cama, donde duermes cuando vienes, e imaginé que con mis labios te despertaba, recorriendo tu rostro adormecido… y todo se tornó tan real que mi corazón sabe que me has sentido muy cerca, mi alma sabe que me pensaste también y mi cuerpo sintió que tu me deseaste igual que yo, queriendo cristalizar este sentimiento, haciendo que nuestro amor pueda traspasar cualquier barrera de distancia y de tiempo, para unirnos en nuestras mentes, como nuestro corazones lo han hecho, pues ellos quedaron enlazados desde el instante mismo que se gritaton su sentir.

Mi amor, si esta carta no te llega hoy, que es como debería, es porque hasta ayer muy tarde te esperé, pero sé que no has podido venir, por eso te escribo ahora.

Cuando pasó la hora en que era posible que llegaras y no fue así, lloré como si algo hubiera perdido, tenía tanta angustia, ta vez porque deseaba tanto verte, porque pensaba que hoy estaríamos juntos, y al sentir que tenía que esperar otra semana más, no pude controlar la tristeza, y recordando tus palabtas, hubo tormenta en mis ojos. Cuando mi mente logró alcanzar a mi corazón, que se había desbocado, corriendo como loco, pude hacerle entender que era tonto, que si faltaba ya tan poco para estar juntos para siempre, no tenía porqué sentirse así… Pero es duro de comprender.

Mi amor, aquí te mando un sentimiento escrito, era lo que sucedía en mi interior ayer, mientras te esperaba…

Espero que no hayas pasado solo este día, al menos, sabré que no estuviste triste. Recuerda que desde el mismo momento en que me desperté, estuve a tu lado, y aún en sueños, quedé unida a ti.

Quisiera decirte personalmente lo mucho que te quiero…

Feliz cumpleaños mi amor.

Tuya.

Laura.

Pd: la otra hojita está manchada de negro porque una lagrima manchada de rimmel se me cayó.