Santa Teresita, 9 de Marzo de 1983

Querido amigo:

Junto con esta carta, va una disculpa por la tardanza, he recibido tu tarjeta justo el 26: cosa que me ha hecho muy feliz, pues me sentí realmente amiga tuya, al haberme recordado para esa fecha.

Hoy, a los once días, te contesto y esta demora se debió al trabajo de temporada que me tuvo continuamente ocupada.

El 31 de Diciembre dejé mi trabajo en la boutique, por una oportunidad mucho más ventajosa. Hoy estoy en una inmobiliaria, y este tio de trabajo se vuelve agotador durante los meses de verano.

Querido amigo, yo aún te recuerdo a pesar de la pequeña comunicación que nos une, es por eso que te digo que tu targeta fue uno de los regalos más lindos que tuve. Solo me queda agradecerte y deseaste la mejor de las suertes

Saludos de mi familia y un abrazo de mi parte.

Hasta siempre.

Laura.