Pmplona 22-12-1998
Familia Bastos Goñi
Buenos Aires
Nuestros queridos primos y familia:
No voy a pediros perdón por nuestra tardanza en dar contestación a vuestra carta porque sé que en cuanto hayais tenido éste en tus manos habeís experimentado la alegría que os habrá hecho olvidar nuestra pereza.
Y vamos con lo nuestro. Estamos bien, casi bien, Yo estoy envejeciendo pero me cuesta aprender, te amontonan junto a los años estas lacras propias de la edad; ahora estoy sufriendo unos dolores reumáticos, artrósicos artríticos que me acompañan gran parte del día. Leonor está mucho mejor que yo y nuestros hijos y nietos, esos sí que están bien. Deseo que vosotros disfruteis de buena salud junto a vuestras hijas.
Recuerdo la primera carta a la que no he dado contestación; fue de una de nuestras sobrinas, que me pedía unos datos para confeccionar un árbol genealógico. No estoy en condiciones de buscar sos datos pues aunque las relaciones con nuestros primos y familiares son muy cordiales son también muy escasas; no conduzco y no salgo mucho hacia ellos; nos limitamos a dejarnos llevar y traer de Benidorm, en donde pasamos cinco o más meses del año, por nuestros hijos. Hace un año aproximadamente llegó un matrimonio amigos vuestros con una carta. No pudo encontrarse con [?] recibimiento. Estábamos en la cama y llamaron de la calle diciendo quienes eran. Como tenian tanta prisa no pudimos obsequiarles con nada. Este año nos habeis mandado otra visita y nosotros estabamos en Benidorm, nos dejaron la carta, muchas gracias.
Todos nuestros hijos están bien y tienen trabajo y los nietos con sus estudios que aunque nos preocupan ya es cosa de sus padres.
Todos mis hermanos y sobrinos están bien y como son tantos no podemos darte detalles de su situación, únicamente diré que Eladia esta muy torpe para andar la vejez tiene esas cosas.
Mis dos hermanas, Charito y Mª Jesis están juntas en Plamplona y las vemos con relativa frecuencia.
Nos alegraría que nos digais que alguna de vuestras hijas va a formar otra familia: os estais conviertiendo en perezosas pero eso ya llegará si Dios quiere.
Que tal sigue Ernesto ¿mejora su vista? Ojala sea así. Y tú?, por la letra que muestras al escribir parece que estás disfrutando de una perfecta salud y te veo con el mismo aspecto de joven que cuando te conocí. No tengo idea de tu edad; a veces me figuro que estarás entre 60 – 70? Yo tengo 85 años y Leonor cumplirá Dios mediante pronto 82.
El nieto que sufrió la leucemia sigue muy bien y todavía tiene que seguir más de año y medio de análisis mensuales.
No sé que sacaréis en limpio de esta carta, he querido escribirla yo, aunque me cueste un poco. Os la mereceis.
Dejo a Leonor que os ponga unas lineas; yo os mando muchos abrasos y muchos besos a todos
Luis

Muy queridos todos:
Como os dice Luis nos hemos portado mal con vosotros no contestándoos a vuestras cartas tan cariñosas. Hago un inciso porque se me ha acabado la tinta del bolígrafo y es de distinto color el que le sigue.
Como veis nos encontramos muy deteriorados, los años no pasan en balde y lo acusamos perfectamente; de todos modos, siempre dando gracias a Dios por todo lo bueno que tenemos, unos hijos extraordinarios y unos nietos maravillosos. “Eso lo dice su madre y abuela”. El nieto mayor que estuvo tan grave está muy bien, haciendo una vida ordinaria con sus estudios, aunque todos los meses le hacen análisis, es decir, lo controlan mucho. Y vuestras hijas también, trabajando, que en estos tiempos es una lotería, con tanto paro como hay. Os deseamos que en estas fiestas navideñas os veais todos y celebréis, como nosotros la venida del Niño Jesús
Con todo cariño un abrazo
De Luis y Leonor
Luis no tiene derecho a someteros al tormento de leer esta carta, la hemos repasado entre los dos y no podíamos entender lo que había escrito.