De Mar a Negra 11 de enero de 1980

Negra:
en vista y considerando que pasamos 2 días charlando a lo loco, y vos te vas a Brasil, y yo me voy a mis 23; considerando también que para variar te siento muy cerca y a la vez muy lejos, que estás más mosca que nunca, y que somos bárbaras, quiero regalarte algo que leí hace poco- 
También quisiera decirte otro montón de cosas, porque sí y porque en La Posta cumpliste tu palabra, me pinchaste el globito; pero no me sale- 
En resumidas cuentas: te vas y me dejás helada. Llena de una calma helada con la que vuelvo a saborear de a poco mis recuerdos, desmenuzo el presente y me cago ante el futuro- 
De todos modos, esta joda tan jodido viene bien igual-
Mar 11/1/80 La vida simple- 
Y la vida simple no es nada más que eso 
caminar algunas calles hilvanando esperas 
trabajar 
reír a veces 
mofarse de las damas satisfechas a la salida de 
los cines 
conformarse siempre al fin de cuentas 
encontrar extraño el propio rostro 
reflejado en el vidrio de la puerta- 
La vida simple es esperar lo mismo el sol 
que la lluvia o que la muerte- 
resignarse a no mirarte más 
a pensar que no habrán sábanas que amparen 
nuestro dolor o quizá nuestra alegría- 
más fueran las veces en que tuvimos miedo 
en que me obligaste a crecer 
en que me explicaste la dicha- 
a ratos fue el anhelo de poseer lo simple 
un trozo de ciudad 
en entendimiento mudo- 
dos platos dos cubiertos- 
pero no te aflijas 
este afán complicado 
esta amargura que me sufre inevitable 
este engaño 
este final 
son también la vida simple- 

Alberto Costa 
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp