De Mariana a Fernando [Buenos Aires, 9 de marzo de 1987]

1er. carta

Fernando:


Te extraño mucho; quisiera que pudieramos estar juntos.
Te juro que tengo unas ganas de volver a ir a la playa con vos ¡y ahogarnos!
Espero que sea seguro lo de que venis en Abril, porque si no es te mato.
Lo unico malo es que yo voy a tener que ir al colegio.
Eso no importa la cosa, es que vamos a poder estar juntos.
En esta carta te mando el señalador, para que lo pongas en la camioneta o en el 505 – mentira- en el 147 y te acuerdes de mí cuando vayas al mercado o cuando salgas de noche.
Cuando salgas en la camioneta espero que te acuerdes y digas: ¡Acá estube con Mariana, en una callecita oscura, solos y muy bien.
Espero que nos podamos seguir comunicando, ya que yo te voy a seguir queriendo.
Y acordate una cosa te voy a esperar siempre, hasta que nos podamos casar, ya que yo me voy a casar con vos. (creo). Y por supuesto si vos queres (contestame).
Vamos a tener muchos hijitos y vamos a ser felices. De luna de miel a Buzios, los dos solos y desnuditos.
Mandame el cassette porque tengo ganas locos de escucharlo.
Fer: «te juro que te voy a esperar toda la vida!!»
No me metas los cuernos ¡Por favor!
Nunca te voy a olvidar!
Pronto recibirás otra carta.
Te quiero!


Mariana
87

Fernando:


Espero que me estes extrañando, porque yo lo único que hago es extrañarte y pensar en vos, todo el día, mañana, tarde y noche.
Siempre antes de dormirme pienso en vos, y también en los hermosos momentos que pasamos juntos, a pesar de la «nona», lo pasamos muy bien, digamos que excelente.
En lo que cuenta a casarnos, yo no te tengo que esperar a vos; vos me vas a tener que esperar a mí. Espero que seas paciente y sepas esperar.
Te quiero mucho, y tengo unas ganas locas de verte. Tengo ganas que ya mañana sea 6 de abril. Pensar que hace muy poco tiempo estábamos juntos en tu camioneta, un miércoles 18 de febrero por la noche.
Que hermoso es todo esto, que hermoso que sos vos, que hermosa es tu forma de ser. Fernando ¡Te quiero!
Te juro que en un papel calendario estoy tachando día por día, hasta el 6 de abril.
Creo que vamos a poder seguir adelante, ya que nos queremos; que yo te quiero a vos y vos me queres a mí.
Por favor no te olvides de mí escribime y llamame pronto.
A lo mejor así escribiendonos y hablandonos puedo aguantar, hasta que llegues por acá.
Un besote grandote!
Te quiero


Mariana

Fernando:


Te juro que me dejaste helada, con esa hermosa tarjeta. pero más me gustó lo que me dijiste vos, me puse a llorar, a llorar por las hermosas cosas q’ me escribis y porque se que te acordas de mi y me queres.
No puedo dejar de pensar en vos, porque te quiero. No creo que alguien piense mal de un hombre porque llora, porque tenés motivos para llorar y expresar lo mucho que me queres.
Seguro que soy tuya, soy y seré.
Y no te olvides que yo lloré, lloré por vos, por esa hermosa persona que sos vos.
No dejo de pensar en vos un solo minuto. Pienso que sos lo mejor que conocí en mi vida.
Fer: no es que pareciera que yo te estoy esperando ahí, sentada en ese añejo paredón.
Es que sí, te estoy esperando, algo de mi deje en Mar del Plata, algo de mi deje para vos, lo dejé porque te quiero, y quiero que me recuerdes siempre.
Vos pensa una cosa, cuando estés trabajando, descansando o paseando. Pensá que yo estoy al lado tuyo, junto a vos, viviendo con vos.
Fer: vos también me hiciste olvidar las cosas malas, porque cuando yo llegué a Mar del Plata, a pesar de que iba a poder estar allí, estaba muy mal y podrida adentro.
Reconozco que estaba mal, pero una personita amorosa muy buena, me hizo renacer, volver a ser yo «Mariana»; me hizo volver a vivir.
Con esa persona pude salir, a pesar de todos los problemas que nos causó la «nona», pude dar un beso, por una tropesada, pude amar a alguien que sigo cuando cada día más y que seguiré amando siempre.
Acordate algo que jamás me vas a joder, porque si hay algo que me gusta es leer cada vez más veces las cartas que me mandas. Y si queres más, las leo tanto que ya me las se de memoria.
No creo que pueda olvidarme que soy parte de tu vida si vos sos parte de la mía.
Te quiero mucho!!
Un beso grande

P/D: ya te encontre habitación.

Bs. As. 9 de marzo de 1987

Fernando:


Lo primero que te quiero decir, así en frío es «¡Te quiero!
Te quiero cada día más, cada día que pasa me hace acordar a esos ratos hermosos que pasamos.
Te juro que cada día que pasa, me parece una eternidad, para que llegue el día, la hora, el minuto en que toques el timbre y digas: «Está Mariana, Fernando»!
Nunca pensé que conocería a una persona como sos vos a alguien que me quiera tanto como me queres vos.
Pero tampoco pensé que yo llegaría a querer como desde el 13 de febrero te quiero a vos.
No me puse muy mal cuando me dijiste que no podias venir para el 6 de abril; yo te entiendo, se que no sos un chiquilin que no trabajas.
Se que sos un hombre, que trabajas y que te ganas la vida. Ya sos un hombre de 20 años.
Sabes que cuando me preguntan quien es Fernando, porque ven la cruz que dice Fernando, yo les digo mi novio, y me preguntan ¿y cuántos años tiene? Yo les contesto 20, se cagan de la risa y me dicen. Pero a vos te va a dar pelota un pibe de 20 años, sos una pendeja. Vos crees q’ está pensando en vos, se debe estar apretando a una flaca mucho mejor q’ vos, Aparte debe pensar es una pendeja de 13 años.
Te juro que cuando me dicen eso, se me viene el mundo abajo, la cabeza se me da vuelta y digo: ¿será verdad?, pero de pronto vuelvo en sí y digo ¿qué estoy pensando, si yo se que Fernando me quiere, no se si sere lo más grande para él, pero me quiere.
Cuando escribo éstas cartas, siempre me siento sola, en mi habitación, escuchando música, todos lentos y pienso que hermoso sería que estés acá, cerca de mí, abrazandome y besandome. Si así, como haciamos esa noche del 18 de febrero, en tu camioneta. Justo ahora después de que me hablaste por teléfono me dejaste con una espina enorme, sobre esa sorpresa, que me dijiste que yo no me lo iba a imaginar.
Fer: te quiero mucho, y espero que nos sigamos queriendo siempre, para siempre. Por toda nuestras vidas.
Ah! Y lo de que vas a encontrar con otro novio, cuando, llegues está demás. Vos sabes, que yo te voy a esperar todo lo que quieras, por supuesto si vos queres.
La fantasía
puede convertirse
en una dulce realidad.

¡Ama la vida
es maravillosa!!

El amor es como
la enfermedad
con los dos se
termina en la cama.

Fernando:


Cada día que pasa, te quiero más. No se lo que me pasa, pero es como si me ubiera enamorado totalmente de voz, fue algo que nunca me paso, nunca supe en mi corta vida, lo que es verdaderamente el AMOR, ya que vos fuiste la única persona que realmente me quisiste, me quisiste mucho
Me queres tanto que no puedo dejar de quererte yo, y tampoco quiero.
Te extraño muchísimo, y no puedo dejar de pensar en vos. No puedo dejar de pensar en todas las cosas hermosas, que nos pasaron.
Fer: cada vez que recibo una carta tuya sueño y pienso que hermoso, sería que estuviéramos juntos y en vez de decirme esas cosas por carta me las digas personalmente. Pienso seria que yo pudiera llevar tu apellido: Mariana Gabriela […] de […].
¿Te gustaría que yo fuera tu esposa?
Si te gustaría, vos sabes que yo estoy a tu disposición.
Fer: vos no sabes las ganas que tengo de verte a pesar de que ya falta muy poquito (10) días.
Ya te digo que mi vieja me va a hacer pata con mi viejo para que el sábado cuando llegues no nos vayamos al Tigre, y también para todo.
Me alegró mucho la noticias de que venías el 21 de marzo, me alegró porque venis, y quiero que estemos juntos, juntos como antes queriéndonos como siempre.
¿Nunca te dijeron que sos la persona más buena y hermosa del mundo?
Bueno. Si no te lo dijeron, te lo digo yo.
Cuando, vengas, no te olvides del cassette.
Te quiero mucho, mi AMOR!
Saludos para todos!!
Te quiero!!


Mariana

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp