De Mati a Querida Yole, La Plata, 23 de septiembre de 1999

Querida Yole:
Qué tal?! Hace un tiempito que estoy por escribirte, y los vientos primaverales me dieron el último empujoncito. Acabo de venir de Balcarce, porque me fui el fin de semana a hacer de mimada un rato y, de paso, a sacarme un quiste que me había salido en el ojo. Allá están todos bien; la chiquitita se encarga de malcriar a los papis.
Con respecto a mi nueva actividad: la guitarra, te cuento que los vecinos se vienen salvando porque todavía no consigo profesor (estoy en eso, charlando con el primo de un compañero). Ahora estoy en un proyecto de la facultad muy interesante, que paso a detallarte: se trataría de encuentros -todos los viernes- en una plaza, en los que se haría teatro, dibujo, música, etc. Entre todo esto, habría una mesita con poesías fotocopiadas -y por ahí cuentos cortos- para entregar a la gente (de lo que estaríamos encargados un compañero y yo). La idea es combinar poesías interesantes de escritores conocidos, no tan conocidos y desconocidos (entre los que estarían todos los chicos que escriben, convirtiéndose esto en una posibilidad de dar a conocer obras que no pueden ser editadas). Después me contás qué te parece.
En la facultad me va bien, aunque la orientación que elegí (Planificación Institucional y Comunitaria) no me está convenciendo mucho que digamos. Igual, cuando termine voy a seguir el profesorado en comunicación social (dentro mismo de la facultad). Justo ahora estoy cursando una materia que se llama «Comunicación y educación», que me va a acercar un poco más al tema. En un rato me voy a cursar «Historia del periodismo», que también está bastante buena.
Pato con su primer sueldo de la facultad compró un televisor, así que andamos como nene con chiche nuevo. Yo lo cargo, porque papi con su primer sueldo se compró un «Espasa Calpe», con lo que le lleva unos cuantos puntos de ventaja. Como verás la tecnología también llegó para mí, aunque no uso la computadora para mucho más que reemplazar a la máquina de escribir, pero bueno, eso es harina de otro costal.
Bueno Yole, te dejo acá así paso por el correo cuando voy para la facu. La semana que viene te llamo por teléfono para que vos me cuentes como andás, y de paso me aconsejás algún poema para la plaza.
Un beso -y abrazo- muy grande.
Mati.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp