Me rectifico totalmente. Tu carta es elocuente respecto de cuán intensa es la actividad cultural en esa simpática y pintoresca aldea, internacionalmente famosa por su piedra movediza, reemplazada no hace mucho por una bonito símil de cartón, inmóvil. Terruño de los Gianibelli, lo es también de los Del Potro, de los Zabaleta, de los Pérez Roldán, del Pico Mónaco y del fantástico (¡admirable!) René Lavand… Y algo más: prestigiada por la calidad de su salame, parece que este chacinado ha merecido en ese ámbito la erección de un monumento. Por lo tanto, me rectifico y pido perdón, humildemente, por aquel exabrupto.
El sábado salió mi nota » A usted no lo voy a votar» en La Nación, que cosechó un montón de adhesiones.
El debate me pareció sumamente light, sumamente amable, a exremos de que casi no hubo competencia de pareceres. Todos bregan por lo mismo, con leves diferencias. Lo más destacable me resultó la ausencia vergonzosa de Scioli, que a esas horas asistía a un festival de rock. Creo que Scioli es el menos aventajado, intelectualmente, de todos los precidenciables (quizá a la par de Rodríguez Saa). En mi opinión, el más aventajado (y también el más expeditivo) es Massa.
En recientes charlas con amigos del gremio descuentan que habrá balotaje (así aceptado por la Real Academia) y que todo está por verse. En la provincia de Buenos Aires, la Vidal y Aníbal están cabeza a cabeza, pero si Felipe Solá renunciara a su postulación (cosa probable, en la provincia no hay segunda vuelta para gobernador), casi seguro que la Vidal se beneficiaría.
Estoy un poco mejor de mi bronquitis. Me hice ver, me saqué radiografías, pero los médicos de mi prepaga me dijeron que no moleste con pavadas.
Leé la última línea de tu mensaje anterior y contéstame: ¿el derecho o el izquierdo? ¿Hasta el codo? Un beso. ¡Viva Tandil! N.