Yungay, septiembre 16 de 1852

Mi querido Alberdi:

Su Constitución es un monumento: es usted el legislador del buen sentido bajo las formas de la ciencia.
Su Constitución es nuestra bandera, nuestro símbolo. Así lo toma hoy la República Argentina. Yo creo que su libro Bases va a ejercer un efecto benéfico.
Es posible que su Constitución sea adoptada: es posible que sea alterada, truncada: pero los pueblos, por lo suprimido o alterado, verán el espíritu que dirige las supresiones: su libro, pues, va a ser el decálogo argentino: la bandera de todos los hombres de corazón.

Domingo F. Sarmiento

Juan Bautista Alberdi, Argentina (1852). Bases y puntos de partida para la organización política de la República Argentina, Linkgua, Barcelona, 2007

Categorías: Cartas publicadas

0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.