De Shalom a sus familiares, 30 de noviembre de 1942

Madrugada del martes 21 de Kislev 5703
1942 30/XI 
¡A mis honorables familiares en América, saludos!
Necesitaríamos la pluma de Job para describir incluso una fracción de lo amargo de nuestras vidas y nuestras aflicciones. No creo que está en el ámbito de las capacidades humanas describir a alguien o a uno mismo lo que sentimos; y este no es el momento o el lugar para explayarse sobre este asunto.

El 19 de Tamuz de 1941, mi padre y mentor, Yitzjak Menachem Ben Shalom Shachna, falleció. Dudo si alguien de la familia de mi tía, Chaya Weiner, de Łanowce, esté todavía vivo, y es posible mi hija y yo somos los únicos descendientes de mi abuelo Shalom de Podkamień, que aún viven. Es mi deseo ferviente que Dios nos ayude y nos redima de la esclavitud. Tengo que esconder a mi hija hasta que capee la tormenta. Me es duro describir la pena y el dolor que roen mi corazón cuando veo a mi sonriente hija, que no puede entender por qué está siendo alejada de los brazos de sus padres. Mi esperanza ferviente es que mi esposa y yo seamos salvados, con ayuda de Dios, pero también es posible que finalmente ustedes, mis tíos Moshe Aharon, Shlomo y Meir, y mis tías Mindel, Rachel y Roizel, sea mis vengadores, y los únicos parientes de mi hija desde la parte Broin de la familia. De ser así, retiren por favor a mi hija de la familia cristiana, en cuyas manos la deposité, y críenla como una mujer judía, fiel a la Torá y a su pueblo. Háganle saber que es mi aspiración que construya su futuro en la tierra de Israel, porque nadie sabe mejor que nosotros que en todas las tierras de la diáspora, vivimos como al borde de un volcán.

Mi hija nació en la ciudad de Rzeszów el 7 de Adar 5698  (8.2.1938) y su nombre es Esther Hadasa (por mi madre z»l)… Tal como está anotado en las hipotecas mi esposa posee una casa en la ciudad de Rzeszów en la calle Anuska 14 y tres acres de campo en la ciudad de Mikulińce, que también están registradas a nombre de mi esposa, que tenga larga vida, Chana Mirel de la familia Bertler. Yo también soy dueño de media casa en la ciudad de Zbaraż y espero que el mérito de mis antecesores, el Maharal de Praga y sus descendientes, y mis antepasados hasta el rey David, sirvan de soporte a mi hija, para que sea salvada de los edictos malvados y viva para ser testigo de la redención de Israel.

También les ruego que le paguen a la familia cristiana que se hizo cargo de esconder a mi hija. Como ya dije, la ferviente esperanza que con ayuda de Dios, bendito sea, mi esposa y yo nos volveremos a reunir con nuestra hija y la criaremos nosotros mismos.

En julio del año pasado recibimos un mensaje de mi tía Chaya y mi padre le dio un cheque por una suma de dinero. Desde entonces no hemos oído de ella.

Finalizo mi carta. Mi familia y yo les deseamos salud y les auguramos paz y lo mejor para ustedes.

Mi hija tiene una señal identificativa inconfundible: sus oídos no tienen el mismo tamaño.

El hijo de su hermano, Zbaraż
Shalom-Shachna Broin-KahaneLa carta fue enviada al Sr. Kurz en Pittsburg, Pennsylvania, EEUU


Segunda página
Ahora sé que mis tías Rivka y Chaya y su familia fueron sin duda asesinadas junto con los judíos de su ciudad en Rosh Jodesh Elul 5702 (13-14 de agosto de 1942).

Con respecto a mi hija, repito mi solicitud anterior – y mientras participo del dolor comunitario, ojalá Dios nos ayude a ver a la comunidad de Israel consolada.

Saludos,
Shalom

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp