De Tito para Bebucha mia, 17 de febrero de 1932

Febrero 17 de 1932

Bebucha mia: 

Yo esperaba tu cartita para las 2 de la tarde y cuando regrese a casa de lo de Lombardi, me encuentro en la agradabilísima sorpresa de tus noticias e inmediatamente las contesto. Es para mi, una gran alegría, el día que me corresponde el turno de receptor, pues leer tus queridas cartitas, es como estar a tu lado, tan naturales son. Además, tienen la ventaja de que, a pesar de ser medidas en cuando a extension se refieren, dicen tantas cosas juntas que me dejan completamente satisfecho y feliz. Sos una maravilla mi Bichita querida y tienes razón cuando dices que muchos nenitos acaban por separar a los paitos. Pero yo justamente nunca he pensado en ser el paito de muchos nenitos, con dos estoy conforme. 

Tampoco te discuto el asunto de las camas separadas porque de todas maneras… es lo mismo ¿Vio que pícaro es su maridito?

Y yo también estoy seguro, en el invierno, no te va a gustar mucho dormir separaditos y esto es mi consuelo y para reforzar mis ideas optimistas, vos dirás además, que te gusta estar bien pegadita a mi y como al maridito no le desagrada en absoluto los proyectos de su linda mujercita desde que lo que desea es ser uno con su preciosa Bebe, de bien pegadita a ella, va a resultar imposible desligarse de la cuestión chiquitos. Pero eso te prometo que como máximo serán dos y nada más.

¿No te gustaría un chiquitito lindo como vos, que diga, mi mamita preciosa, porque no le das un besito a papito? Y como es lo primero que pienso enseñarle, va a ser una de besitos lindos que vas a entusiasmarte para comprar un segundo.En serio Bichito 2 como mucho. ¿xxxx Bichito? Su marido promete y ha de cumplirlo 

En fin, todavía no ha llegado el momento y bien pudiera ser que después de consultado, desistamos al principio al menos, de esas compras queridas para mejor oportunidad.  Te adoro Bichi, te adoro, lo que vos quieras se hará. Quiero hacerte feliz, muy feliz, siempre, toda mi vida. 

Nada me costara complacerte porque te adoro de verdad, antes que nada y que nadie, la felicidad de mi vida adorada. 

¡Que contento me puse cuando leí que yo soy tu felicidad y tu alegría! Fue para mi algo nuevo que venía de vos, puesto que es la primera vez que lo dices asi, sin que yo te preguntara. Por esa razón, esta cartita tuya es la más importante y la más dichosa para mí. ¡Bichi me dice que es feliz conmigo! ¡Estoy loco de contento! ¡Y como te quiero mi alma preciosa, mi mujercita adorada!

Estoy viendo que yo tengo la mala suerte que vos tengas amiguitos que te asustan del matrimonio y me voy a a ver obligado, decile a Elenita de retarla por la campaña anti-matrimonial en que se empeña. Nosotros nos vamos a casar y verás lo felices que seremos porque yo no voy a permitir nunca -y en ello pondré todos mis esfuerzos- que te veas necesitada, ni siquiera en pensamiento, a quejarte de las complicaciones de la vida de casados. He prometido darte la felicidad y lo cumpliré porque te adoro, porque sos mi vida y queriéndote como yo te quiero que es como decir: vivir pendiente de sus menores gestos, de vos toda, es la manera de asegurar con plena conciencia de lo que se dice, que sabré hacerte dichosa, sabré complacerte en tus exigencias y que serán la primera en bendecir tu unión conmigo. 

Si no supiera mi adoración, si no la sintiera tan intensamente, te aseguro que no lo diría. Te adoro con toda mi alma mi mujercita preciosa y terriblemente atractiva

¡Qué cierto que es esto, cómo me tienes a mí!

Completamente loquito de enamorado y todo porque ella es la más encantadora y maravillosa de todas las mujercitas. Porque ella es cariñosa y buena con él, con el maridito que la adora con locura.

¿Que hace mi Bichito querido en mi ausencia? ¿Sale mucho? Mi vida es la misma de siempre: estudiar, volver a casa y de vez en cuando… ¿? Extrañarte mucho, muchisimo y querer entrañablementente a mi mocosa preciosa

Te adoro

Tito

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp