De Tito para Queridísima Bibi, 18 de enero de 1932

18-I-32

QueridÍsima Bibi: 

Nunca me hubiese perdonado el no haber estado con vos, con mi Chiquitita adorada, hasta el último momento. En un principio no pensé en la sensación triste, desagradable que implica el no sentirse acompañado por el ser que uno más quiere en el mundo. 

Cuando iba en el tranvía de ida para la estación (el primer viaje que yo hice del hotel), tenía el presentimiento que ustedes irían lo mismo a despedirme. Grande fué mi desilusión al no ver tu automóvil en la puerta de tu casita. 

Después, Dios quiso que  tuviera la suerte de verte y estar unos momentos con la mosita preciosísima. 

Te estoy escribiendo con la alegría del que quiere con adoración, no tiene más recurso que ese para comunicarse con su almita.

La alegría se mantiene aún después de haber echado la carta, porque sé que el viernes estaré en Mar del Plata (por la mañana ¿te gustó?)

Ayer, te decía todo el bien que me haces y todo lo necesario que sos para mi. 

A cada paso, lo confirmo, es así, que llegué a casa, de lo de Lombardi, con un dolorcito bastante molesto. Pues bien, me siento a escribir a mi Chiquita querida, y esa sola circunstancia me alegra. ¿Que te parece? 

¿Sos una Santita acaso?

Bichi adorado te extraño muchito y te prometo sinceramente que no seré más (¿?) con mi almita porque la quiero tanto que después me dá pena hacer procedido inflexiblemente. 

Yo soy bueno Bichi y te juro que sabré hacerte feliz porque te adoro. 

Pero vos me tienes que prometer, que también me querrás siempre porque sin tu cariño no podría ser dichoso jamás. 

¿Verdad mi Bebita querida que estas contenta conmigo? ¿Que me querrás siempre? Mi preciosura queridísima por Dios te juro que te adoro, que te quiero con toda mi alma, que te querré siempre, toda mi vida, porque vos representas para mi la verdadera dicha. Yo no estoy contento si no es a tu lado. 

No estoy contento sino se vives en el mismo sitio que yo estoy.

De ahi que ahora, en Bs As estoy loco deseando que llegue el jueves para embarcarme. 

Te adoro para siempre 

Tito

Nota: Decile a Roque que le diga a Zulezzi que probablemente le pagarán el jueves y que le girarán enseguida. 

Con un beso para mi Beba (¿?) linda.

Tito

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp