De Trino a sus queridas Marías – San Sebastián, 22 de julio de 1937

61/ Jueves. Mis queridas Marías: Esta mañana á las cinco estaba despierto. Como tenemos la hora adelantada. pensé que en B. Aires serían las doce de la noche y que á esas horas entraba el día 22 de tu santo. En esos momentos desde lo más hondo mío te he saludado Maria. No hace falta te diga no acertaría á escribir, el gran bien que para tu y los tuyos deseo. Todos te regalarán y sobre todo estarán cerca de tí. ¿Regalos? Yo tambien te regalo lo mejor que tengo. Mejor dicho, no puedo regalartelo porque hace mucho tiempo te lo di y estar cerca no se pero me parece que a pesar de la distancia te siento muy á mi verita. Ahora que son las dos de la tarde, las nueve en B. Aires. empezarás á recibir para bienes. Que pases un gran día. De los besos que te de Mariacho, uno, que sea fuerte, adjudicamelo que se que ella gustoso se prestará al subterfugio.
Adios Miles de Abrazos de vuestro
Trino
S. Sebastian. 22-7-1937

Doña María. R. Viuda de Azcune
Bartolomé Mitre 1156
Buenos Aires
República Argentina
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp