[Sin datos], [Buenos Aires]

(…)
me alegra, fue tan grande la emoción que estaba nerviosa, tú lo dijiste me puse triste lo comprendo pero todo, mi vida fué por el gran motivo de esa felicidad que es tan grande que hasta miedo tuve que eso fuera un sueño, verte a mi lado, no sé si valorizas mi cariño, porque poco hallaste un silencio que me dejaba por momentos sin saber que pensas. Pero hoy más tranquila despues de nuestro feliz encuentro te digo que te he llegado a comprender casi podria decirte sin temor a equivocarme, que ya te conozco (…) feliz dia en que llegara con el correr del tiempo, en esa felicidad de dos seres que se aman para ser la dicha en un hogar tan puro y blanco como son nuestras almas.
Llegué cansada, habia caminado mucho y Bs As, para quien no está acostumbrado cansa. Pero el (?) lo reconozco estaba cansada pero feliz, si en algun momento se quizo turbar nuestra felicidad tenemos que ser comprensibles y ambos tolerarnos hasta que nos lleguemos a conocer. Pronto cuando esté en Bs As. nos veremos más seguido y verás como nos llegaremos a comprender. Esa noche no salí, toqué el piano como dos horas, tan concentrada en tí que las notas ni las veia, al tocar el vals, desde el alma; lo dedique a mi gran Tesoro.
A que hora llegastes a Castelar? Salistes a pasear te acordabas de tú noviecita verdad que sí tesoro?
Si Dios quiera el lunes voy y te envio un expreso para decirte a que hora nos podemos ver. Tú enviame los horarios de tú trabajo. Te voy a pasar a Charcas pues hasta Avellaneda me queda muy trasmano.
Mañana miercoles espero con ansias tú cartita que vendrá empregnarnos de tú más puro amor.
Enviamé pronto la foto ó mejór dicho andá pronto a sacarte; yo te la llevo ó te la envío en la próxima por certificada.
Cuando me bajé del diesel después de saludar a mi madrecita, me dijo tenés carta de Castelar, fui corriendo y la leí como si por primera vez hubiese leido tús líneas pero con ese amor que cada dia me sorprendo yo misma. Pues te amo como no pensé jamás de amar, creé mi vida, como no creí pues un dia dije que para mí no existia el amor. Pero hoy comprendo que estaba equivocada y que aun quedan hombres buenos con cariño santo y saben valorizar a una mujer, de ti lo espero todo, y como dices en esta tú hútilma cartita (No perdamos nuestro valor pues tan solo nuestra firmeza y nuestro amor, pueden llevarnos hasta el puente deseado donde encontraremos una dicha que no tiene igual sobre la Tierra). Estas tús palabras que son toda una verdad, que ahora te digo quieremé mucho y verás cuanta será nuestra felicidad.
Te dejo mi bien, tengo mucho que hacer prepararme ya mis cosas para irme.
Enviame ni bien recibas esta una cartita que la espero con ansias. Te besa. (?)

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp