De pie, en la proa, vas al abordaje 
en la cresta celeste de la aurora 
cual Machado, ligero de equipaje 
y un sol universal te condecora.

Estar contigo, es emprender viaje 
denso bosque de mástiles eslora. 
Urge partir, la vida es un paisaje 
partir, siempre partir, a toda hora.

En tu cueva, genial filibustero, 
tu caballete, acaso tu velero 
convierte lo trivial en inefable.

Y con gesto puntual, indeclinable,
Quinquela amigo, con feroz bondad 
repartes el botín de la amistad.

Haydée M. Ghio


Publicado en Antología , Buenos Aires, Grupo Editor Mensaje, 1987.

Categorías: Cartas de ficción

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *