Carta a Simone de Beauvoir

Chère Simone: Es evidente que no le escribo para obtener respuesta. No solo porque usted está muerta desde 1986, sino porque, si viviera, me contestaría inevitablemente como acostumbraba hacerlo, instándome en dos líneas, secas pero amables, a «proseguir por ese camino». Algo similar a lo que respondía su colega Victoria Ocampo Leer más…

Los amantes desconocidos

La sociedad de Amantes Desconocidos de Flores fue tal vez la entidad más secreta del barrio. Su misma naturaleza hacía imprescindible la discreción. Hace algunos años, cada vez que alguien recibía una carta de amor sin firma los hombres sabios no vacilaban en atribuirla a la Sociedad. Era esto un Leer más…

Cartas de amor

Escribo a diario una carta de amor,amor imaginario, inocente amor: unas hojas secas de guisante de olor,un perfume de Dior, bellos y varios sellos de diferente color. Cartas de amor sin destino, cartas de amor sin dirección qué aberración, qué desatino, qué sinrazón Y ¿qué haría yo? si respondieras del susto y de la impresión… si me escribieras me estallaría el corazón Escribo a diario una Leer más…

Inscripción

El mensajero que nos enviaronno llevaba ningún mensaje.No hay peor mensajeroque aquel que no lleva ningún mensaje.Lo ahorcamos en la plazacomo una señal. Pablo De Santis Publicado en Rey secreto, Buenos Aires, Colihue, 2005. Ilustración de Max Cachimba.

Carta a Santa Claus

Querido Santa Claus yo te escribopues me he portado muy bien este año.Yo soy un niño muy caritativoque a los animalitos no hace daño. Que me trago la comidainsípida de mi abuela,que le cargo sus mapuresque le friego las cazuelas. Soy bastón de los viejitosen difíciles subidas,lazarillo de los ciegosal Leer más…

Carta a Francia

Desde el sitio en donde siempre estoy pensando en ticon mi eterna obstinación,y anotando lo que siento que nos pasa aquíaunque no sea lo mejorComo te extraño y como tengo miedo de perder los pasosde extraviar en algun lado las promesas y los sueños¿Cuál será el mejor camino?todos dicen, este si te Leer más…

Cartas peligrosas

El ordenanza le entregó el sobre con una sonrisita ambigua y Tununa leyó, en el anverso: “Para la Srta. Tununa”, más abajo la dirección del Banco y todavía más abajo, en el ángulo inferior izquierdo, “Estrictamente personal”. Las señas del remitente, en el dorso del sobre, la intrigaron: “D.C. Pichincha Leer más…

Carta a Teófilo Cosma

Tengo que escribirle esta carta, Teófilo. Es ridículo, lo sé. Nos vemos todos los días, estamos siempre juntos. ¿Qué necesidad hay de apelar a una carta? Entre nosotros una carta parece una cobardía o una hipocresía, como si le tirase una piedra parapetado detrás de la pared. Un cross a distancia para Leer más…

La carta

Recibir una carta de ti es la evidencia, de saber que te acuerdas de mí cuando hay ausencia, que me tienes en cuenta, a saber, en tus pensares, en tu ser y en tu forma de ser y en tus andares. En la carta que llega de ti, entre comillas, me comentas: «si vieras aquí, ¡qué maravilla!, hay un cielo pintado Leer más…

Carta a mi viejo

Cualquier día a cualquier hora y en cualquier lugar…Querido viejo:Perdona lo de «viejo» antes que nadapero es que así te siento más a mi lado.Como al mejor de todos mis camaradaste contaré las cosas que me han pasado. Te hablaré en esta carta de lo que ha sidomi vida en Leer más…

Telegramas

Una esperanza cambió con su hermana los siguientes telegramas, de Ramos Mejía a Viedma: OLVIDASTE SEPIA CANARIO. ESTUPIDA. INÉS.ESTUPIDA VOS. TENGO REPUESTO. EMMA. Tres telegramas de cronopios: INESPERADAMENTE EQUIVOCADO DE TREN EN LUGAR 7.21 TOMÉ 8.24 ESTOY EN SITIO RARO. HOMBRES SINIESTROS CUENTAN ESTAMPILLAS. LUGAR ALTAMENTE LUGUBRE. NO CREO APRUEBEN Leer más…

Sobremesa

El tiempo, un niño que juegay mueve los peones.HERÁCLITO, fragmento 59. Carta del doctor Federico Moraes. Buenos Aires, martes 15 de julio de 1958. Señor Alberto Rojas,Lobos, F.C.N.G.R. Mi querido amigo: Como siempre a esta altura del año, me invade un gran deseo de volver a ver a los viejos amigos, Leer más…

Cartas de mamá

Muy bien hubiera podido llamarse libertad condicional. Cada vez que la portera le entregaba un sobre, a Luis le bastaba reconocer la minúscula cara familiar de José de San Martín para comprender que otra vez más habría de franquear el puente. San Martín, Rivadavia, pero esos nombres eran también imágenes Leer más…

Cazador cazado

Del Inspector Jefe Theakstone, del Departamento de Investigaciones, al Sargento Bulmer, de la misma oficina. Londres, 4 de Julio de 18. SARGENTO BLUMER: Ésta es para informarle que se le necesita para ayudar a resolver un caso importante que requiere la cooperación de un hombre de su experiencia. Me hará Leer más…

Cartas a mí

Limitar mi forma a estudiar, a buscar un libro y aprender a amar, encontrar el tiempo, superar el miedo.  Mi pregunta es quién fallóy que me impide flotar en este mar.  Encontrar la fuerzaque me invite a cambiarreparar mi alma y empezar a hablar, postergar los roles, al romper el molde.  Renacer esperando ser yo Leer más…

Vanka

Vanka Chukov, un muchacho de nueve años, a quien habían colocado hacía tres meses en casa del zapatero Alojin para que aprendiese el oficio, no se acostó la noche de Navidad. Cuando los amos y los oficiales se fueron, cerca de las doce, a la iglesia para asistir a la Leer más…

La esposa

-Ya le he dicho que no me toque la mesa -exclamó Nikolai Evrafych-. Cada vez que me la arregla no puedo encontrar nada. ¿Dónde está el telegrama? ¿Dónde lo ha metido? Haga el favor de buscarlo. Lo mandan desde Kazan y lleva fecha de ayer.La doncella, pálida, muy flaca, de Leer más…

La carta de Andy Chango

El día que llegó la carta, aquella carta que venía de Argentinacomimos con el plato lleno de delicias de América latina.No se puede prohibir una planta,no se puede eliminar una semilla¡No se puede eliminar una planta ni aunque florezcan un millón de policías! ¡Preparen todo, ya llegó mi carta del Cono sur!¡La fiesta comenzó!-¿Vieron chicos? -¿Qué Leer más…

El buzón del amor

Desde hace algún tiempo tengo la Costumbre de pasarme todas las tardes un par de horas apoyado en el buzón de cierta esquina que yo me sé. Es posible que el curioso lector se pregunte por qué elijo el buzón y no el árbol, el poste del teléfono, la columna Leer más…

El marica

Escuchame, César: yo no sé por dónde andarás ahora, pero cómo me gustaría que leyeras esto. Sí. Porque hay cosas, palabras, que uno lleva mordidas adentro, y las lleva toda la vida. Pero una noche siente que debe escribirlas, decírselas a alguien porque si no las dice van a seguir Leer más…

Cartas de amor que se queman

Ay niña no queda nadade todo lo que soñamosnuestro amor son estas llamasque están quemando mis manosnuestro amor son estas llamasque están quemando mis manos. Son como una ala de lutovolando papel quemadolas cartas donde llorabaeste pecho enamoradolas cartas donde llorabaeste pecho enamorado. Flor del olvidocartas de amorel que las Leer más…

Septiembre del ochenta y ocho

Septiembre de 1988, Buenos Aires, Argentina. Querido amigo: Recibí tu carta de Italia y me alegra mucho saber que todo está bien. Aquí la cosa sigue igual, no es tan transparente. La crisis se pasea por las calles y la tristeza del pueblo es como un barco que no llega a destino. ¡No sé que pasó! ¡No sé Leer más…

El sueco

Yo soy sueco. Y hago notar en primer lugar esta peculiaridad de que soy sueco porque a ello se debió todo el extraño caso de mi vida, el acontecimiento verdaderamente increíble, que hoy me propongo relatar. Yo soy sueco, pues, como iba diciendo, y me llamo Eric Hjalmar Ossiannilsson. Sucedió Leer más…

Tus viejas cartas

Estuve leyendo tus viejas cartasDonde me hablabas de amor.Usando palabras querías decirmeya no puedo estar sin vos. Y dónde quedó ahora, esa hermosa ilusiónDe regalarte a vos, lo mejor de mi amor. Creímos que todo había cambiado.No había razón ya para estar mal.Pero el otoño golpeó nuestra puertaY como una Leer más…

Sobre náufragos y botellas

Récord Un náufrago arrojó al mar una botella con un mensaje, pero la botella chocó con un transatlántico y lo hundió. Uno de los sobrevivientes se agarró de la botella, que lo llevó a salvo hasta la isla donde vivía el náufrago. Éste tiró otras 100 veces la botella y obtuvo 97 personas. (Esta historia figura en el Libro Guinness como «El Leer más…

Cartas amarillas

Soñé que volvía a amanecerSoñé con otoños ya lejanosMi luz se ha apagado Mi noche ha llegado Busqué tu mirada y no la hallé La lluvia ha dejado de caersentado en la playa del olvidoformé con la arena tu imagen serena, tu pelo con algas dibujé. Y busqué entre tus cartas amarillas mil te quiero, Leer más…

Emma Zunz

El catorce de enero de 1922, Emma Zunz, al volver de la fábrica de tejidos Tarbuch y Loewenthal, halló en el fondo del zaguán una carta, fechada en el Brasil, por la que supo que su padre había muerto. La engañaron, a primera vista, el sello y el sobre; luego, Leer más…

Sólo tenía un retrato

Este cuento está inspirado en una carta. Señora: Casi no conocí a mí madre, ella murió cuando yo estaba por cumplir cinco años. Una muerte repentina: salió a hacer una diligencia y la atropelló un auto. Nunca más volvió a casa. Seguramente se despidió de mí con un beso en Leer más…

Carta de Serafina

Estimada señora Angélica: No le escribí antes porque, como usted sabe, yo no sé leer ni escribir. Menos mal que la encontré a la señorita Marta que es maestra y me ofreció a hacerme este favor. Pero con una condición, le dije yo, usted pone todo lo que yo le Leer más…

Carta de Navidad

Hoy hallé esta carta que Papá Noel les escribió a los niños que no encuentren juguetes junto al arbolito. Queridos chicos: Sí, claro que leí las cartas que me enviaron y me sé de memoria la lista de los juguetes que me pidieron. Una lista tan larga como el cuello de la Leer más…

Carta de Poldy Bird

Por si no estoy cuando ya sepas leer con los ojos y con el corazón al mismo tiempo. Cuando te miro, Verónica, tan chiquita, tan redonda, con tu pelito de seda, haciendo morisquetas frente al espejo, soy feliz… y tengo miedo. Porque el miedo es un raro ingrediente de la Leer más…

Carta a un viejo amigo

Viejo y querido amigo:intuyo que la vida nos llevapor parajes distintos(no es en vano que uno no se busca);creo que a esta altura podemos evitarnosla deselegancia de la formalidad. Vos fuiste, alguna vez, mi gurú; yo supe ser, con los años, tu amigo notable. Qué extraña paradoja: a quienes conocemos más, menos les perdonamos, Leer más…

Mala información

Por telégrafo. «Sr. Comisario de policía Sauce Chico Proceda a detener abigateos. Muchas denuncias SAMUEL PEREZ Jefe de Policía» Sauce Chico, abril de 19… Sr. Gefe de Policía en la Capital de Corrientes Don Samuel Pérez Capital. Di acuerdo con su telegrama de los otros días me puse en campaña pa agarrar a esos mentados Abigeatos Leer más…

La garantía

Golla, 5 de agosto de 19. .  Sra. Paula Retamar Ramada Grande Querida mamá: Lla van pa dies días nicó que me encuentro en esta siudá, que le disen la Gueno Saire Chico, y pa desir verdá entuavía no me hallo con tuita esta modernidá de cosas y que no es como Leer más…

El cuaderno rojo

Hace tres veranos, encontré una carta en mi buzón. Venía en un gran sobre blanco y estaba dirigida a alguien cuyo nombre no conocía: Robert M. Morgan, de Seattle, Washington. En la oficina de Correos habían estampado en el anverso del sobre varios sellos: Desconocido, A su procedencia. Habían tachado Leer más…

Carta (de Aniceto el Gallo)

De un soldado de los coraceros viejos del general Lavalle, dirigida de Entre Ríos a la campaña Oriental Campamento en la Concordia mes de octubre día trece: año de la libertá de ochocientos treinta y nueve. Mi más querido Jacinto: me alegraré que ésta te halle buenazo sin novedá, y lo mesmo a mi comadre.  Esta Leer más…

Post scriptum

Ya con el cañón de pistola en la boca, apoyado contra el paladar, entre un aceitoso y frío sabor de acero pavonado, sentí la náusea incoercible que me producen todas las frases hechas. «A nadie…» No temas. No voy a poner aquí tu nombre, tú a quien debo la muerte. Leer más…

Envío

Amor mío: todas las pescaderías y las carnicerías del mundo me han enviado hoy en tu carta sus reservas de materiales podridos. Naufrago en una masa de gusanos aplastados, y con los ojos llenos de lágrimas inmundas empaño el azul purísimo del cielo. Ya puedes tú ser del chivo, del Leer más…

Cartas para una ingrata

Sabrá Dios donde andará el gran amor de mi vida que se marcho una mañana muy tempranito dejándome el alma herida No fue capaz de decirme la causa de su partida cuando miré hacia el caballo ya tenia puesta la silla le alzó la pierna y se fue con la brisa matutina Solo dejó en mi garganta una nota Leer más…

Carta urgente

Hay cosas que te escribo en cartas Para no decirlas Hay cosas que escribo en canciones Para repetirlas Hay cosas que están en mi alma Y quedarán contigo cuando me haya ido… En todas acabo diciendo cuanto te he querido…  Hay cosas que escribo en la cama Hay cosas que escribo en el aire Hay cosas que siento Leer más…

El Suicida

Al pie de la Biblia abierta -donde estaba señalado en rojo el versículo que lo explicaría todo- alineó las cartas: a su mujer, al juez, a los amigos. Después bebió el veneno y se acostó. Nada. A la hora se levantó y miró el frasco. Sí, era el veneno. ¡Estaba Leer más…

El indio Francisco

Asunción, 18 de abril del 2003 Querida Hannelore: Hoy Viernes Santo la tristeza me embarga, al pensar que no puedo estar en la aldea por lo menos para mirarte desde lejos y contemplar tu felicidad fabricada por tu tradición y el férreo fariseísmo de tu padre.Siempre recuerdo cuando éramos aún Leer más…