Comodoro Rivadavia 27/4/82

Queridos Viejo y Ana Maria:

Espero que se encuentren realmente bien como lo estoy. 

Como papá sabia yo me tenia que presentar en el cuartel el día 12 de Abril para hacer fajina o no hacer nada, pero tuve toda la suerte de que me eligieron para estar en el rol de combate junto con otros 30 soldados de la clase 63. 

Por lo tanto, desde ese día hasta hoy estuve encuartelado con la clase 62, saliendo solamente día por medio, mientras los otros soldados de la clase 63 tuvieron licencia. 

Me volvieron a dar nuevamente toda la ropa verde junto con un bulto que tiene 1 carpa, 2 frazadas, 1 colchoneta y todo lo que tuve que llevar a la instrucción. 

El miercoles 21/4 yo estaba de franco en casa y me vinieron a buscar a las 22,30 hs para presentarme en el cuartel con urgencia. 

Cuando llegue al cuartel estaban llenando los camiones con comida, municiones, los cañones, todo para que a las 2,30 de la madrugada lo cargaran a un barco con destino a las Islas Malvinas. 

Desde el 21 de Abril yo no volvi a salir del cuartel hasta que el 24 a la noche llegó la orden de salir. 

Dicha noche tuvimos misa donde nos entregaron un rosario a cada uno y la famosa chapita con el nombre, el grupo sanguineo y el numero de libreta.

A la una de la mañana del 25 salimos hacia Palomar para tomar el avion a las 2hs.

Una vez que habiamos llegado a Palomar nos dijeron que el avion no llegaba hasta las 4,30 hs. Al final salimos a las 10,30 hs en un boeing 707 con destino Comodoro Rivadavia. 

Fue mi primer viaje en avión, pero no era justamente el que hubiera deseado. 

A las 12,30hs llegamos a Comodoro y desde alli hasta hoy 27/4 lo único que hicimos fue comer y dormir. 

Aqui hace un frio de morirse, pero lo podemos resistir bastante, ya que fuimos provistos de unas camperas Dovet, super abrigadas.

Puedo decirte que el grupo tiene muy buen ánimo y tan solo somos 91 soldados, 17 suboficiales y 3 oficiales descontando al Mayor Monje que hace apenas 30 minutos partió hacia las Islas malvinas para averiguar si nos ibamos a quedar acá. 

De todas formas nuestro destino son las Islas Malvinas, pero existen posibilidades de quedarnos aqui. 

Espero que se queden tranquilos al igual que como estamos todos nosotros. 

Puedo jurarles que nunca crei que no iba a tener miedo en absoluto, aca todos estan muy tranquilos esperando ordenes. 

Si llegamos a entrar en combate no se preocupen porque me voy a cuidar al máximo y creo qe no voy a correr mucho riesgo ya que soy telefonista.

No me escriban porque capaz que mañana no estamos aqui o si. 

Cuando yo sepa mi destino fijo les voy a volver a escribir. 

Bueno lo unico que les pido que se queden tranquilos que acá no pasa nada. 

Un beso muy grande para los dos. 

Marcelo.