Mendoza, 7 de marzo de 1997

Querida María Belén:


Aquí estoy de nuevo con vos, después de “larga ausencia”. La Hna. Cornelia con quien te encontraste creo que en Córdoba, me dio tu mensaje… que estabas extrañada de que no te había contestado tu última carta. No me he olvidado de vos, todo lo contrario, te tengo muy presente y te encomiendo a María siempre, que Ella como buena Madre te vaya guiando. Te contará el P. Rico que aquí hemos estado muy ocupadas porque tuvimos que hacer grandes cambios. Como hacían falta más aulas en el Colegio, las Hermanas cedimos la parte que habitábamos y como este año quedamos pocas aquí (somos cinco) nos hemos trasladado a una casa que está al lado del Colegio y en la que funcionaba el jardín de infantes. No fue fácil trasladar 102 años! … tantas cosas para repartir y otras tantas para tirar… Ahora ya estamos instaladas en nuestro nuevo hogar y desembalando poco a poco todo. Y en febrero me fui a visitar a mis papás que viven en Bahía Blanca, pasé unos días con ellos. Y aquí estamos otra vez empezando el año con renovadas fuerzas y muchos proyectos. En el Colegio hemos entrado en una experiencia piloto que impulsa la provincia, las chicas se han encontrado con muchas novedades … las aulas ya no son por curso sino por materia y tienen otra organización horaria, son los primeros pasos hacia la implementación de la polimodal, que viene a suplir a la enseñanza secundaria según la reforma educativa de la nueva ley federal. En eso andamos… 
Y vos ¿cómo estás? ¿has empezado a estudiar algo? ¿qué proyectos tenés para este año? … te sigo acompañando con mi oración. 
Quizás ya te ha comentado el P. Rico que este año habrá algunas posibilidades de encuentro que seria muy bueno aprovechar. En el mes de mayo realizan sus votos perpetuos (la consagración definitiva) dos Hermanas nuestras en San Juan y con tal motivo se está programando un encuentro de jóvenes al que sería muy lindo que pudieras asistir quizá con Daniela también si es que ella sigue con las mismas inquietudes que me manifiesta en su carta del año pasado. No es tan lejos, podrían venirse a Mendoza y desde aquí seguiríamos juntas. Luego en Agosto está el encuentro de jóvenes vocacionables en Rosario, en el Aspirantado … allí tendrán la oportunidad de compartir con chicas que ya dieron su primer sí y están viviendo la primera etapa de su formación. De acuerdo a tus tiempos, también sería lindo que vengan (pienso también en Daniela) a pasar algún fin de semana con nosotras, las Hermanas, compartir un poquito nuestra vida, para conocernos más de cerca, ya que en San Rafael no estamos. 
Son todas oportunidades que pueden ayudarte en tu opción, tenemos que aprovechar bien este año para ir dando pasos en este sentido. Yo estoy siempre a tu disposición, espero tus comunicaciones, y ojalá podamos encontrarnos también personalmente algunas veces, necesitamos conocernos mutuamente. Allí te envío otra de las fichas de seguimiento vocacional, para que medites, reces y hagas los trabajitos y los compartas en primer lugar con el P. Rico, y sería también muy bueno que me hagas llegar tus resonancias … es importante ir haciendo un camino y ser constante. Tengo toda la esperanza de poder llegarme por San Rafael en algún momento del año … nos gustaría con las hermanas antes de que se vaya el P. Rico. Sería una linda oportunidad para conocer tu familia y poder conversar con tu mamá. Si alguna vez querés venir con ella por aquí o vienen por otra cosa a Mendoza, no dejen de pasar por el Colegio. 
Querida Belén, te auguro un año rico de experiencias nuevas, de sorpresas de Dios, que puedas vivirlo intensamente y progresar en tu búsqueda y que no tengas miedo de entregar tu corazón. El Señor no se deja ganar en generosidad!. Mi bendición y un beso que te diga mi cariño. En Jesús tu hermana


ANora