7/10/99

Querida Belén : 
Analía Jara me acaba de contar que ha estado muy enfermo tu papá. 
Quiero unirme a tu preocupación y a la de tu mamá, por supuesto. En la oración que diariamente hago por los familiares y amigos los tendré presente de una manera especial. El dolor por los padecimientos de nuestros familiares nos purifica y nos ayuda a contemplar desde la fe todo el acontecimiento, nos hace crecer en la búsqueda de la voluntad de Dios y nos anima a la esperanza. 
También te pido que sigas rezando, porque parece que las cosas se encaminan hacia un retorno de los salesianos a San Rafael. Ojalá sea así. Creo que hay condiciones apropiadas para un trabajo apostólico con estilo salesiano. 
Te pido un favor: que le hagás llegar esta carta a Eliana Pascual, porque no encuentro su dirección. Y de paso saludos a los cooperadores, a los mallinistas, a los Exploradores, etc. etc. 
Bueno, Belén. Rezo por vos y por tus cosas; en especial ahora por tu papá. Dale mis saludos a él y a tu mamá. Te recuerdo que te quiero mucho y que pido al Señor que te ilumine siempre en la vida. 
Con un beso cariñoso y mi bendición 
P. Gerardo