M’hijito: llegaste al mundo 
en hora muy principal. 
Ya redondeaste un año, 
yo te vengo a saludar. 
Que se sienten a la mesa 
al lado de tu mamá; 
al otro lado que brille 
todita la rescoldá.

Como no tengo qué darte 
y yo te quisiera dar, 
yo quiero que los rayitos 
del sol te han de despertar. 
Y por la tarde el lucero 
que te venga a saludar, 
más atrás venga la luna 
con toda su claridad.

Que te sirvan la mistela 
y la torilla candeal 
y pongan a tu ventana 
la flor de la temporá. 
En el centro de tu pecho 
escribo por deletrear 
que el día de tu cumpleaños 
es cosa muy principal.

El día de tu cumpleaños 
habría que embanderar 
desde África a Magallanes 
con banderas colorás. 
¡Que viva tu nacimiento, 
florecita de peral! 
Con la voluntad del cielo 
¡que vivas cien años más!

Violeta Parra

Publicado en www.cancioneros.com

Categorías: Cartas de ficción

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *