Estoy grabando sobre roca negra mi epitafio
me siento tan frío que el bolígrafo se para
señala su punta ya no quiere decir nada

He luchado con todas mis fuerzas por seguir en pie
he curado las magulladuras he hablado con fé
he buscado un por qué que no encontré

A los que quiero traigo escrita en sangre mi última carta
he perdido la esperanza, se ha partido mi balanza
me han herido 10000 puntas de lanza, todo me cansa

Me despierto con ganas de no despertar nunca más
quiero dormir eternamente girar la llave del gas
y marchar y dejar de sufrir y volar a otro mundo que no existe

Sólo quiero descansar
todo perdí, hasta familia y amigos
todo aposté a una carta en la que hoy escribo un por qué

Hoy daré el último paso, nada me retiene aquí
fui otro mártil del fracaso
dejaré con espinas en mi corazón hundidas
de este mundo lleno de crueldad y existencia partida

Cuéntame qué te hizo la vidad
escúchame, sanaré tus heridas

Estoy cansado, lleno de ira, nací para perder
nací para marchar, bajar al infierno y arder

Te queda tanto por ver…
No me puedes detener
No lo puedo comprender
Mi cruz es el caos de ayer

Allí va a amanecer, sólo debes luchar,
otra vez lo haces posible, sólo tienes que amar

No quiero escucharte, ¿tú qué sabes de mí?
Quiero acabar con todo esto pronto
vete de aquí..

No hagas una estupidez, suelta ese arma
sé todo sobre ti..
yo soy tu alma…

No conozco el final de esta historia, está en tus manos
no soy nadie para decidir por nadie
entiende, hermano
sólo puedo decir que yo sé lo que es tocar fondo
y luego bajar un poco más, yo no me escondo
también sé que no hay otra oportunidad pa quien se va
que la vida no siempre es bonita y fácil, chaval
pero puedo apostar desde este corazón pequeño
que hay un mañana esperando pa quien lucha por sus sueños

No, no hay más que contar
no puedo vivir si te vas, no hay tiempo, dame una oportunidad
no quiero seguir si no estás,
no quiero seguir si no estás,
no puedo vivir si te vas…

Abraham Serrano Pérez

Publicado en Abram, Hablando en serio, 2009

Escuchá la canción, aquí

Categorías: Cartas de ficción

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *