Querida amiga, tú bien sabes que a veces
A pesar de todo me siento solo, 
Querida amiga, esta carta que te escribo, 
Sólo es para decirte, quiero estar contigo, 
Querida amiga, a pesar de la distancia
Aún conservo la fragancia de tu risa y tu alegría, 
Querida amiga, dejaría lo que tengo
Por sentir sólo un momento a tu mano en la mía, 
Por una caricia querida amiga. . . madre mía. . .


Madre, hoy te recuerdo más que nunca
Y mi corazón de busca, 
Madre, te quiero hacer tantas preguntas, 
Nada es fácil sin tu ayuda, 
Madre, porque que tu vida fue mi vida, 
Ese punto de llegada y de partida. . . 
Madre, porque serás mientras yo viva
El amor que no se olvida, 
Madre, porque a mi lado has sufrido 
Cuando me has visto vencido, 
Madre, es tanto lo que yo te debo 
Y nunca te he dicho te quiero. . .


Querida amiga, he tardado tanto tiempo, 
En decirte lo que siento por pensar sólo en mi vida,


Querida amiga, cambiaría lo que tengo, 
Por estar sólo un momento a tu lado en este día, 
Por una palabra querida amiga, madre mía. . .


Madre, hoy te recuerdo más que nunca
Y mi corazón de busca, 
Madre, te quiero hacer tantas preguntas, 
Nada es fácil sin tu ayuda, 
Madre, porque que tu vida fue mi vida, 
Ese punto de llegada y de partida. . . 
Madre, porque serás mientras yo viva
El amor que no se olvida, 
Madre, porque a mi lado has sufrido 
Cuando me has visto vencido, 
Madre, es tanto lo que yo te debo 
Y nunca te he dicho te quiero. . .

Lucía y Joaquín Galán con Diego Armando Maradona

Publicado en Pimpinela, El duende azul, 1986

Categorías: Cartas de ficción

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *