A Excelentísimo Señor Presidente [Evo Morales] – Ciudad de Guatemala, 19 de enero de 2006

Ciudad de Guatemala, 19 de enero de 2006

Excelentísimo Señor Presidente:


Desde Guatemala seguí con atención el desenvolvimiento de los comicios en la República de Bolivia y con suma satisfacción he sido testigo de la confirmación al mundo de la voluntad del hermano pueblo boliviano de fortalecer las instituciones democráticas y brindarle una histórica oportunidad de un mejor destino a esa tierra sufrida, pero promisoria y llena de esperanzas. 
Su triunfo electoral, Excelentísimo Señor Presidente Morales, encierra numerosos desafíos frente a una situación compleja que afrontan las mayorías bolivianas, requiriendo que, con sobriedad política y visión histórica, se articule un proceso que afronte el desafío ético de combatir la pobreza y la pobreza extrema, la discriminación y el racismo, la fragmentación de la sociedad y el propiciar condiciones para el logro de una participación activa de los sectores marginados, de tolerancia, respeto y apertura de nuevas posibilidades para recuperar y preservar las culturas ancestrales de los pueblos indígenas y de hacer posible un consenso nacional que brinde un lugar prominente y digno, en el concierto de naciones, a la República de Bolivia. 
Su triunfo electoral ha despertado en los pueblos indígenas de América Latina muchísimas expectativas y enormes esperanzas, que se apegan a nuestras creencias ancestrales y que de suyo son coherentes con nuestros valores y principios cuyo camino han trazado los abuelos y abuelas a lo largo de la historia no sin sacrificio y vidas ejemplares. 
Estoy segura, usted al frente de su país, junto a los hermanos y hermanas que construyeron el triunfo, lograrán una nueva convivencia en Bolivia y trazarán un mejor destino para un pueblo heroico y ejemplar en su lucha contra la exclusión y la marginación social, económica, cultural, política y antiimperialista. No cabe ninguna duda que a esa historia de racismos y discriminación que ha privado al pueblo de una vida digna, su gobierno contrapondrá el más profundo respeto y abrirá la puertas para el ejercicio pleno de los derechos políticos, económicos y espirituales de todas y todos los Bolivianos y en particular los derechos de la comunidades indígenas. 
Su trayectoria de lucha nos asegura que el reconocimiento de las identidades y el trabajo por los pueblos de su país serán la piedra angular de la construcción de un país que hoy tiene puesto sobre él los ojos del mundo y sobre todo la mirada de sus detractores internos y extranjeros, de aquellos que quisieran que el destino de Bolivia fuera otro y no el de la construcción democrática equitativa y multicultural. 
Querido Amigo, lamento por ahora no poder asistir al acto de toma de posesión hecho que dicho sea de paso es único e histórico y que quisiéramos fuera repetible muy pronto en otras latitudes de América Latina. 
Sin embargo hago llegar mi mensaje de aliento, mi apoyo irrestricto y la esperanza en esta hora primera. Asimismo mi afectuoso saludo y sentimiento solidario por siempre con la certeza de poder visitarle muy pronto. 
Que el Ajaw, Creador y Formador le ilumine su camino, le bendiga y le oriente. 
Fraternalmente,


Rigoberta Menchú Tum


Premio Nobel de la Paz

Excelentísimo Señor 
Evo Morales 
Presidente Constitucional 
de la República de Bolivia 
Su Despacho

Publicado en www.azogue.net

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp