Entre Plácido y Estrella

Estrella Mira era hija de una familia de hacendados en La Coruña, Galicia. Plácido Añón, el hijo de la cocinera de la hacienda. La familia de Estrella no les permitió el noviazgo por la diferencia social. Él emigró a Uruguay a hacer «la América» y prometió volver a buscarla. Plácido trabajó como “zapatero remendón”, como era analfabeto trabajaba durante el día y a la noche le pagaba a un maestro particular para que le enseñara a leer, escribir y hacer cuentas, así poder progresar y escribirle a Estrella. La comunicación epistolar entre Plácido y Estrella transcurrió durante siete años. En ese tiempo Plácido logró tener un almacén de Ramos Generales y luego con créditos del Banco Hipotecario fue adquiriendo propiedades y llegó a tener una cadena de bares llamada “Casa Añón” en importantes barrios de Montevideo, convirtiéndose en un importante empresario. Plácido logró regresar a Galicia a buscar a Estrella. Ella decidió no casarse en Galicia, disgustada por la imposición familiar. Viajaron juntos a Buenos Aires donde se casaron y luego se instalaron en Montevideo. Este epistolario incluye el intercambio con muchos familiares de Estrella que también emigraron a América, una parte a Buenos Aires y otra a Montevideo. Estrella murió en 1979, cuatro años después que Plácido. Es en ese momento que la familia encuentra estas hermosas postales que estuvieron guardadas siempre en un cajón del escritorio de Plácido.