Familia de Fulgencio Rodríguez

Fulgencio Rodríguez desembarcó en Argentina el 14 de abril de 1929 en busca de, según lo que les decía a sus hijas Susana y María, lo que era más importante en la vida: «trabajo, casa y comida».
Su tío le había conseguido trabajo como peón de campo en Punta Alta, y desde su llegada recibió cartas desde Béjar y San Medel, donde había quedado su familia de origen.