Familia Otero Montero

Ramón Otero Montero salió de El Sixto, Nogueira, provincia de Lugo, en Galicia (España) en 1950, con 27 años. Estaba empeñado en conocer América, sin más necesidad que saciar su espíritu aventurero.
Después de algunos contratiempos con los papeles en las Islas Canarias, que les impidió zarpar, Ramón y varios amigos compraron su propio barco, el “Virgen del Carmelo”. Ninguno sabía navegar.
El grupo se dirigió a Dakar, en África, donde aprendieron los secretos de la navegación en el puerto durante un mes. El destino era Venezuela, aunque les anticiparon que las corrientes marinas los depositarían más al sur, en Brasil.
Después de tres meses en alta mar, llegaron a Macapá en el estado de Belem do Pará, donde los recibieron como náufragos, con la banda del pueblo en el puerto y hasta el alcalde en el muelle.
Sin noticias hasta entonces, su familia lo dio por muerto y hasta le realizaron un responso en ausencia.
La primera carta que le llega a Ramón en 1950 es la de su padre Fernando y de su hermana Josefa, después que recibieran las noticias de que se encontraba vivo, en Brasil.
Posteriormente, un primo de Ramón lo “reclamó” desde Trenque Lauquen, provincia de Buenos Aires (Argentina). Allí se casó con María Edita García Fernández, una asturiana, y años después se mudaron a la provincia de Córdoba, donde vivieron el resto de su vida.