Miguel Hernández

Nacido en Orihuela en 1910, murió en 1942, con apenas 31 años. Como todo el mundo sabe, Miguel Hernández es un poeta que vivió y murió muy pobre, hijo de familia campesina. Él mismo fue pastor de cabras hasta que viajó a Madrid, para relacionarse con intelectuales y poetas y conseguir, también, un mejor trabajo. Al estallar la guerra civil, se alistó en el bando republicano; cuando concluyó la guerra, fue puesto prisionero y se enfermó de tuberculosis. Unos días antes de su muerte se casó con Josefina Manresa. Hoy, en su pueblo natal, una calle lleva su nombre; también, muchos en el mundo tararean sus poemas.

A su madre – Alicante, 5 de enero de 1942

Alicante, 5 de enero de 1942 Mi querida madre: Me encuentro francamente mejor. Un poco débil, como advertirás en la letra, pero dispuesto a ponerme bien pronto, y además fuerte. Ha sido un principio de tifus, según el resultado del análisis de sangre que se me hizo. Hoy ya no

Ver Más »

A su hermana Elvira – Albacete, 27 de junio de 1941

Albacete, 27 de junio de 1941 Querida Elvira: Desde anteayer me encuentro en Albacete de paso para Alicante. Una última gestión de Vergara ha hecho posible que se consiguiera lo que perseguíamos y que no vaya a San Miguel de los Reyes como os decía en mi anterior. Ya os

Ver Más »

A su hermana Elvira – Albacete, 26 de junio de 1941

Albacete, 26 de junio de 1941 Querida Elvira: Sabrás me encuentro en Albacete desde anoche, de paso para Alicante. Las noticias que tengo de salida de aquí son muy confusas. Unos me dicen que es posible salga pronto de expedición. Otros me dicen que todavía permaneceré aquí un par de

Ver Más »

A su familia – Ocaña, 21 de junio de 1941

Ocaña, 21 de junio de 1941 Mis queridos padres y hermanos: Para satisfacción vuestra y mía, os comunica son en mi poder ls tortas y el chocolate, así como las 50 pesetas que me habéis enviado en dos giros. Pronto nos abrazaremos porque mi traslado sólo depende ya de la

Ver Más »

A Carlos Rodríguez Spiteri – Ocaña, 3 de junio de 1941

Ocaña, 3 de junio de 1941 Querido Carlos: Sin haber recibido todavía respuesta a mi última, os escribo otra vez. Supongo que el tiempo en la calle es necesario para muchas otras tareas que no son escribir precisamente. Yo, como todos cuantos están en mi situación, vivo, en cambio, pendiente

Ver Más »

A Vicente Aleixandre – Ocaña, 3 de junio de 1934

Ocaña, 3 de junio de 1941 Querido Vicente: ya lo sabes, he pasado unos días con una bronquitis que me ha dejado mucha flojera. Además la falta absoluta de preparados farmacéuticos atrasa la cura completa y todavía no ando firme. Sé que recobraré mi salud, que siempre ha vencido obstáculos

Ver Más »