Navidad 1988

Queridos todos:

Otro año que se apaga, pero en el conjunto poniendo todo en la balanza, ¡tenemos tanto para agradecer a Dios!
La salud más o menos nos acompaña, nuestros triunfos han sido más significantes que nuestras derrotas y aún en ellas hemos encontrado la fuerza que nunca creiamos que teniamos. Nuestras luchas cotidianas han formado nuestro carácter haciéndonos mansos y humildes, en una palabra, ¡hemos ganado nuestro derecho a la vida!
Nuestra fé nos sostiene en la esperanza de la otra vida, aquella en la gloria de Dios, donde no hay lagrimas y amarguras.
Para cada uno de Uds. mama, papa, madrina, padrino, Raquel, Dome, Ana, Eduardo, Sergio, Lucas, Mateo, Raquelita un abrazo apretado y un millon de besos, haciendo un brindis, celebrando nuestras vidas porque ese es el mensaje del Niño nacido en Belen
Con el más intenso amor

Ernesto, Franca, Danny, Steven y Adrian