De Esther para Queridos todos, 10 de abril de 1912, desde el Titanic

Mis queridos todos,
Como ven, es domingo por la tarde y nos reuniremos en la biblioteca después del almuerzo. Ayer estuve muy mal todo el día, no pude comer ni beber, y me sentí enferma todo el tiempo, pero hoy lo he superado. Esta mañana, Eva y yo fuimos a la iglesia y ella estuvo tan contenta de que cantaran «Oh, Señor, nuestra ayuda en edades pasadas». Ese es el himno que cantó en voz alta, ella es muy bondadosa.Los marineros dicen que hemos tenido un paisaje maravilloso, hasta ahora no ha habido tempestad. Hace buen tiempo, pero hace mucho frío y mucho viento. Dicen que podemos llegar a Nueva York el martes por la noche.
Hemos conocido a algunas personas muy amables a bordo, por lo que ha sido agradable hasta ahora. Pero oh, los largos, largos días y noches me han hecho sentir que ha sido la semana más larga de mi vida. Debo despedirme ahora con todo nuestro amor para todos ustedes.
Montones de amor y besos a todos de parte de Eva.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp