Querida Raquelita:

A poquito a poquito los añitos se te están juntando, pero no te la tomes tan a pecho, pensa en cambio de la experiencia y sabiduria que has ganado a través de los años si eso es de algún consuelo.
Diste el fruto de tus hijos y en ellos esta tu riqueza. Siento pena por los que no han sentido la dicha de la procreación y continuación de nosotros mismos. Que Dios te bendiga ahora y siempre te de la fortaleza fisica y espirtual para continuar la lucha diaria que el destino nos ha deparado, con cariño Franca.
Teniéndote siempre presente en mi corazón y en mi mente, con cariño infinito

Franca y familia.