De Luis y Leonor a muy queridísimos primos y sobrinas, Pamplona, 5 de abril de 1988

Pamplona 5 de abril de 1988

Muy queridos primos y sobrinas: la verdad que esta carta tenía que estar en vuestro poder hace mucho tiempo, pero unas veces porque los Correos han estado en huelga y por lo tanto se amontonaba la correspondencia sin repartirla a sus destinos y otra porque hemos estado fuera de Pamplona una temporada, en una playa, alejados del frio, el caso es que se ha pasado el tiempo sin corresponder a vuestro solicito comportamiento con motivo del caso de Juan Luis. Por todo ello, os damos nuestras más expresivas gracias, pues sabemos que lo habéis hecho con todo el amor de que sois capaces. Estamos a la recíproca, si algo necesitais de nosotros y podemos ofreceros, estad seguros que con el alma y la vida os lo haremos. El asunto de Juan Luis se ha esfumado, no nos convendrá, no nos convendrá, y en parte yo casi me alegro, pensando egoístamente que se iba de nuestra compañía y quien sabe si nos volveríamos a ver, pues ya nuestra edad va adelante y “allí está Argentina”. En fin que Dios así lo ha dispuesto y será para nuestro bien. Dios abrirá camino. De momento sigue con los contratos desde hace 5 años, cosa que no todos puede disfrutar así que conformarse y dar gracias a Dios por su protección.

Bueno, ahora vuestro asunto: que el día 9 de este mes teneis la dicha de acompañar a Ana María en su Profesión Perpetua consagrándose a Dios definitivamente. Por tal acontecimiento os enviamos nuestra más cordial felicitación y por vía doble, en el 30 aniversario de vuestra boda. ¡Cuántas gracias a Dios! Os deseamos un dia muy feliz por tan justo favor, todos juntos con vuestras hijas ¡Cómo disfrutará también Mª Cecilia siendo su convento el lugar de los acontecimientos y por lo tanto poder asistir a ellos! Os tendremos muy presentes a todos en nuestras oraciones y a la vez os pedimos que intercedáis ante el Señor por nosotros, por esta familia que se está extendiendo a pasos agigantados. Y tenemos 6 nietos, y el mes que viene se verá incrementada, Dios mediante, con un nuevo miembro. ¡Cuántas gracias tenemos que dar a Dios por tanto favor, pues todos son sanos y normales y además guapísimos – eso lo dice la abuela- ¿verdad? Estamos entusiasmados con ellos, todos tienen una gracia especial. Mª Asun sigue muy bien, lleva el embarazo normalmente aunque ya un poco cansada y torpe en sus últimos días. Conchita está muy bien, trabajando en Diputación y disfrutando de la alegría de sus dos hijos: el mayor nació cuando vinieron Ana Mª y Mª Guadalupe, y la niña nació en Julio así que tiene 9 meses, y está preciosa. Begoña está estos días con toda la familia entre nosotros, tiene 3 hijos, una vez pasadas las vacaciones de Semana Santa, volverán a su destino, donde trabaja su marido, en Cataluña. Hay momentos en que nos juntamos todos en casa y esto es la Revolución, pues entre 6 nietos y el mayor no ha cumplido aún 6 años, no os digo la que arman, unas veces se pegan y otras se besan, así que estamos la mar de entretenidos. Los demás familiares de [?], Imárcoain y las monjitas Clarita y Mª Jesús están muy bien, nos comunicamos frecuentemente. El hijo de Eladio que se casó últimamente, ya espera descendencia, así que otro nuevo miembro en la familia. Mª Laura y Mª Eugenia estarán disfrutando de las vacaciones, pues se lo merecen después del trabajo del Curso. Y Mª Guadalupe tan trabajadora enseñando a nada a los niños.

Y nada más, reiterándoos nuestra más cordial felicitación por los días que se avecinan, os enviamos nuestro cariño, que es grande con un fuerte abrazo para todos

de Luis y Leonor

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp