De Picasso a Marie-Thérèse Walter, 19 de julio de 1939

Mi amor:

Acabo de recibir tu carta. Yo te he escrito varias que ya habrás recibido. Te quiero más cada día. Lo eres todo para mí. Lo sacrificaré todo por ti, por tu amor imperecedero. Te quiero. Nunca podría olvidarte, amor mío, y si soy infeliz es porque no puedo estar contigo como me habría gustado. Amor mío, amor mío, amor mío, pero yo quiero que seas feliz y pienses solo en ser feliz. Lo daría todo por eso. Estoy teniendo algunos problemas en Suiza; pero nada de esto tiene importancia. Allá me envíen a mí todas las lágrimas si con eso impido que tú derrames una. Te quiero. Besa a Maya, nuestra hija; yo te mando mil veces mil abrazos.

Tuyo,

Picasso

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp